La terminal fue convertida en cantina y baño público

Escrito por  JOSUE HEBER ACEBEY/EL PAIS EN Nov 19, 2014

Tierra de nadie, en eso se convirtió la zona de la Terminal de Buses, donde las calles se volvieron baños públicos y cantinas, donde los vehículos parquean donde quieren y los comerciantes se instalan a toda hora. A ello se suma la inseguridad por los  constantes robos y la proliferación de los bebedores consuetudinarios (parroquianos).

Y es que las calles aledañas a la zona donde llegan los buses interdepartamentales y provinciales “hieden”. Así lo indicaron los vecinos, quienes todos los días deben lidiar con el olor a orina. Y cuando las temperaturas son altas la fetidez es más fuerte aún.
Quienes viven cerca también están obligados a soportar a las cantinas que se camuflan como restaurantes. Locales que abren desde las 07.00 de la mañana hasta la media noche y donde el consumo de bebidas alcohólicas es a cualquier hora.
En la zona se observa jóvenes tomando cerveza, chuflay o vino que es lo más común. La bulla y la música son más notorias en horas de la tarde y la noche. Incluso algunas personas aprovechan su vehículo para consumir alcohol.
“No hay caso de decirles nada, si uno les reclama, ya te están amenazando y quieren pegarte—asegura Milton (nombre ficticio) por seguridad--. Aquí vienen los choferes y los ayudantes de los buses y las rapiditas. En algunos casos llegan personas extrañas y entre ellos los maleantes. Estos se chupan y comienzan incluso a pelear o en su caso van a robar”.
Milton asegura que la diversión de algunos grupos de personas, es un martirio para quienes viven en los alrededores de la Terminal, porque la bulla, el desorden y los escándalos no permiten descansar.
Otro de los problemas existentes en la zona es el comercio informal, vendedores ambulantes invaden el lugar con una serie de productos que incluso no están certificados. “La otra vez vinieron unos peruanos a vender perfumes—indica un comerciante autorizado en la zona--. Era una marca desconocida y según dijeron los vecinos, eran maleantes que te hacían oler el perfume y te dormían, luego de eso te robaban”.
No solo se venden esos productos, además están pomadas, jarabes, pastillas, caramelos, juguetes de procedencia desconocida. Los horarios que frecuentan estas personas en su mayoría peruanos. Es entre las 04.00 cuando llegan los buses, a las 09.30 y a las 17.00. Sumado a ello, están las distintas tiendas de los alrededores de la misma terminal.

Bebedores y robos
El administrador de la Terminal de Buses, Orlando Perales, reconoció el desorden que existe en la terminal terrestre. Asegurando que uno de los problemas que hay y que está en crecimiento, es la presencia de los bebedores consuetudinarios quienes hicieron “su hotel de la terminal”, debido a que usan las bancas para beber, los pequeños espacios ocultos como baño bajo la mirada de todos los pasajeros.
“Antes teníamos cinco parroquianos identificados, hoy son más de 15 y lo peor de todo es que se volvieron violentos. En varias oportunidades los desalojamos pero siguen viviendo—indicó Perales--. Es una mala imagen para los que visitan nuestra ciudad y considero que deben hacer algo los de la Policía Boliviana”.
Indicó que la inseguridad es otro de los problemas latentes, no solo con aquellos que se hacen pasar por policías falsos, además por los denominados “paveadores” (vendedores de boletos). “Estos ni bien ven bajar a un pasajero del taxi, le agarran su equipaje y le insisten en comprar boletos en su empresa—explicó--. En algunos casos quienes hacen eso, son los maleantes y al hacer ese trabajo camuflado les roban sus equipajes”.
El director de tránsito de la terminal, capitán Pedro Castro, afirmó que existe el apoyo de otras unidades como Radio Patrulla 110 que colabora con los patrullajes para garantizar la seguridad en el lugar. Solicitó la intervención en la zona de los miembros de la Guardia Municipal y la Intendencia para el control de locales.

Basura y parqueos en la Terminal de Buses
 Basura
La basura es otro problema continuo en la Terminal, se encuentra desde material plástico hasta botellas de bebidas alcohólicas. Además de pañales para bebé y bolsas con desechos. A pesar de haber basureros, estos no son utilizados por los transeúntes.

 Parqueo
Estacionarse en la terminal es difícil, todo está copado por los minivanes y los buses de servicio departamental e interprovincial. No respetan ni las curvas ni los parqueos oficiales y son dueños de toda la Terminal. El congestionamiento es diario por esta causa.