Adulterio, el principal motivo de divorcios en Tarija

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Jun 03, 2016

En Bolivia, se registran oficialmente un promedio de 16 divorcios al día, según la sistematización realizada por la Coordinadora de la Mujer y sus instituciones afiliadas.

El documento revela que según datos del Servicio de Registro Cívico (SERECI)  sólo en 2011 se registraron 5.887 divorcios en todo el país, siendo los departamentos con mayor número de registros La Paz (1.553), Santa Cruz (1.407) y Cochabamba (1.383).
En Tarija, entre 2008 y 2012, se registraron 1.925 procesos de divorcio en los juzgados de familia. Las causales de divorcio que estipula el Código de Familia son diversas, incluyendo el adulterio, la relación homosexual, atentar contra la vida de la o el cónyuge, corromper a las hijas o hijos y abandono malicioso del hogar. En Tarija, de acuerdo a más de 20 abogados consultados por El País eN, la principal causa es la infidelidad o adulterio.
De esta manera, las historias son muchas en el departamento y varias de ellas de conocimiento público, sobre todo porque cuando una pareja decide divorciarse pueden generarse una serie de conflictos, riñas y peleas que llegan a extremos imaginables.
Uno de los casos más sonados en Tarija y que fue motivo de escena en una película tarijeña fue el caso de una pareja casada por más de 20 años y con cuatro hijos de por medio.  El esposo constantemente infiel tuvo un encuentro muy candente con su amante en su vagoneta. En esos encuentros la señorita tenía la costumbre de sacarse los zapatos.
Un día, el esposo vio que se le hizo tarde para ir a una fiesta con la esposa y dejó rápidamente a la amante, entonces fue a toda prisa a buscar a la esposa y en el camino se dio cuenta que había un zapato suelto.
Aprovechó una distracción de la esposa y botó el zapato por la ventana, al rato vio el otro zapato e intentó hacer lo mismo pero esta vez fue sorprendido por su pareja. Inmediatamente se armó el escándalo y la historia acabó en un divorcio sonado.
Sobre el tema, la psicóloga Cecilia Amusquívar, asegura que hay una variedad de causas que originan la separación de cuerpos y de bienes, pero en ellos prima la intervención de un tercero. “En primer lugar está la infidelidad, que no sólo es ocasionada por el varón, como se conceptualizaba antes, sino también por la mujer. Eso muchas veces es provocado, porque en el trabajo, cualquiera de los dos encuentra otra pareja”, explica.
Agrega que es también una constante en Tarija que la mujer divorciada después de muchos años de vida en común procure mantener el contacto de mala manera con el ex marido, usando a veces a los hijos para pelear, sin permitirse la oportunidad de comenzar una nueva vida tranquila.

Otro caso sonado
La  intensidad en la reacción de alguno de los miembros de la pareja disuelta depende muchas veces de la situación y de la personalidad;  empero son muchos los casos de  personas que prefieren vivir  enganchadas a esa relación concluida sin poder avanzar en sus vidas.
Hay mujeres que no aceptan el divorcio y se oponen judicialmente. Éste es el caso de una  pareja de más de 16 años de casados, el marido totalmente infiel decidió irse con la amante que iba a tener un hijo, sólo un año menor que el último hijo del matrimonio. Como el marido se fue de la casa lo único que quería era el divorcio pero  la esposa no quería concederlo.
El esposo presentó una demanda de divorcio por la causal de separación por más de dos años, lo que era cierto, sin embargo la esposa negó el hecho. Cuando llegó la graduación de uno de los hijos del matrimonio la esposa contrató a un fotógrafo que sacó fotos a los dos papás muy abrazados y bailando juntos, luego presentó estas fotografías demostrando que no estaban separados.
Así ganó el proceso, y el esposo tuvo que esperar  cinco años más para presentar la demanda en otra ciudad y poder lograr el divorcio.
La psicóloga explica que otros motivos que se atribuyen a las separaciones son la falta de comunicación entre los conyugues, lo que genera una crisis porque se rompe un modelo que se basa en el compromiso de dos personas.

Más divorcios en Tarija
Sobre el tema, la abogada, Guiomar Ávila Navajas, asegura que actualmente el divorcio tiene una mayor incidencia. “Hace unos diez años atrás Tarija ocupaba el cuarto lugar en divorcios en Bolivia, actualmente estamos en segundo lugar después de Santa Cruz”, afirmó.
Agregó que el divorcio en si es un hecho muy traumático en la vida de cualquier persona, “todos nos casamos con la esperanza de que sea para toda la vida y si en esa unión se tienen hijos es aún más difícil sobrellevar un divorcio. Claro que existen casos en los que el divorcio es un motivo más para pelear y es común que se sobrepase el conflicto”, añadió.
De acuerdo a la abogada, no se puede decir con certeza si los jóvenes o adultos son los que más se divorcian. Empero, señala que en Tarija las parejas que se casan son cada vez más jóvenes, pues están en un rango de entre 17 a 23 años. Esta situación también influye en los futuros divorcios.

El 80% de los divorcios en Tarija se quedan a medias
Según el abogado Tamer Medina, el 80 por ciento de los 400 casos de divorcio que se presentan en Tarija cada año son abandonados debido a que al tener como principal causal el adulterio no se cuentan con pruebas suficientes.
 “En el caso de los divorcios la mayoría de los demandantes son mujeres, y las denuncias son mayormente por adulterio e infidelidad de la pareja. En varios de estos casos la parte demandante no cuenta con las pruebas suficientes para acelerar y cerrarlos”, afirmó.

Bolivia ocupa el segundo lugar en divorcios
El trámite del divorcio es cada vez más fácil y sencillo, motivo por el cual las parejas que no están satisfechas con su matrimonio recurren a esta opción.
Según un estudio de la Cooperación Técnica Alemana (GTZ) de 2010, el 72% de los matrimonios en Bolivia termina en divorcio y se emiten cerca de 33 sentencias por día.
Un estudio comparativo publicado en el diario español ‘El Mundo’ muestra los porcentajes de divorcios por país. Bélgica, con 73%, lidera la lista y Bolivia ocuparía el segundo puesto. Sin embargo, ese informe no incluye datos de varios países del mundo por falta de registros.
Las cifras que muestra revelan que Europa es el continente con más divorcios del planeta mientras que Chile (3%), Uruguay (3%) e India (1%) tienen los niveles más bajos.
Lo curioso es que hay dos estados donde no se produce ni un solo divorcio: Filipinas y el Vaticano. En ambos países, el divorcio está prohibido y sólo la nulidad matrimonial religiosa puede acabar con el vínculo entre la pareja.