Por la fiebre amarilla activan ‘puestos centinelas’ en Tarija

Escrito por  DANIEL RIVERA M./EL PAÍS EN Mar 02, 2017

Los casos de fiebre amarilla en países endémicos vecinos y uno detectado en La Paz pusieron en alerta a las autoridades de salud en el país.  En las fronteras y en la propia capital de Tarija se crearon puestos centinelas con el objetivo de reforzar la vacunación contra este mal y se mantenga el control epidemiológico de esta patología.  

Hace más de diez años que no se registran pacientes con fiebre amarilla en Bolivia. Ese record fue roto este año, pues hubo un caso en La Paz, pero fue catalogado como un caso aislado o importado por tratarse de persona de Dinamarca (de 27 años) según lo hizo conocer el director general de Servicios de Salud, Rodolfo Rocabado.
La responsable departamental del Programa Ampliado de Inmunización Tarija (PAI), Rosario Ayllón, manifestó que mediante instructivo se crearon “puestos centinelas” en los municipios fronterizos de Villa Montes, Yacuiba y Bermejo. Ahí se realiza la vacunación contra este mal todos los días de manera gratuita. Similar medida realizaron en el Hospital Regional San Juan de Dios (HRSJD) y Hospital Obrero de la ciudad de Tarija.
La dosificación está dirigida al grupo meta, niños de 12 a 23 meses de edad. También fue tomada en cuenta la población de riesgo o susceptible, es decir, aquellos que nunca se inmunizaron contra ese mal.
Las personas que realizarán viajes al exterior deben hacerse vacunar contra ese mal diez días antes de la salida del país. Según el Ministerio de Salud, los países donde hay casos de fiebre amarilla son Colombia, Brasil y Perú.    
Al momento de la inmunización se les entregará un carnet de vacuna, con eso se debe tramitar el documento para viaje internacional en el Servicio Departamental de Salud (Sedes), el costo es de aproximadamente 70 bolivianos.
Ayllón  indicó que en Yacuiba hubo una buena cobertura y por eso también solicitaron más dosis. Como instancia departamental hicieron el pedido a la nacional y están a la espera del envío de más vacunas.  
La Red de Salud de Caraparí también solicitó un nuevo stock de 700 dosis. Según la responsable regional del PAI de ese municipio, Alioska Chacón, el objetivo de la estructura sanitaria es el control, eliminación y erradicación de las enfermedades inmunoprevenibles en niños y población en general. A la fecha alcanzaron vacunar a más de 600 personas.
La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados.
Una vez contraído el virus y pasado el periodo de incubación de tres a seis días, la infección puede cursar en una o dos fases. La primera es considerada aguda, suele causar fiebre, mialgias con dolor de espalda intenso, cefaleas, escalofríos, pérdida de apetito y náuseas o vómitos. Generalmente los síntomas desaparecen en tres  o cuatro días. Sin embargo, el 15 por ciento  de los pacientes entran, a las 24 horas de la remisión inicial, en una segunda fase, más tóxica; vuelve la fiebre elevada y se ven afectados diferentes sistemas orgánicos.
Las zonas de riesgo para contraer esta patología se encuentran en los departamentos de Chuquisaca, norte de La Paz, Cochabamba, Tarija, Santa Cruz, Beni y Pando.

Migración espera una autorización de control

A partir del 2 de marzo la Dirección de Migración tendría que haber iniciado los controles de vacunación contra la fiebre amarilla en los puntos fronterizos. Sin embargo, hasta en horas de la tarde del 1 del mismo mes, la regional Tarija todavía estaba a la espera de la autorización de la instancia nacional.  
La directora departamental de Migración en Tarija, Lourdes Aldana, dijo que la exigencia del carnet de vacuna contra la fiebre amarilla se iba a exigir a todos los ciudadanos que ingresan y salen del país. Empero, no puede proceder mientras no haya una orden de sus inmediatos superiores.     
“De acuerdo a la resolución del Ministerio de Salud, los controles deberían iniciar a partir del 2 de marzo-sostuvo-. Para aplicarlo es necesaria la autorización de la Dirección General de Migración. Eso todavía no nos llegó. Estamos viendo si se va dar o no ese control”.