Venezuela dice que estará en la Cumbre de las Américas

Escrito por  Caracas / PL Feb 19, 2018

El gobierno de Venezuela reiteró hoy la participación del presidente Nicolás Maduro a la VIII Cumbre de las Américas, en Lima, pese al retiro de la invitación por parte de las autoridades peruanas.

En una carta enviada por la cancillería venezolana al país sede del evento, el ejecutivo bolivariano enfatizó que no existe normativa alguna que impida a Venezuela asistir en el encuentro que se desarrollará el 13 y 14 de abril.
Destacó que Perú y ningún otro país tienen la facultad de decidir sobre la participación de un Estado miembro y fundador en las cumbres de las Américas.
También señaló que el retiro de la invitación a Maduro es infundada desde lo jurídico, errática y unilateral; y parte de motivaciones políticas e ideológicas.
Además rechazó que la decisión de retirar la invitación a la delegación venezolana, no fue debatida con otros jefes de Estado o Gobierno en el marco de la cumbre.
De igual modo, las autoridades venezolanas consideraron la actuación del gobierno peruano contraria a la armonía, el consenso, la igualdad y el respeto que debe primar entre los miembros de la Organización de Estados Americanos(OEA).

Más críticas al veto
Las críticas a la decisión unilateral del gobierno peruano de impedir la asistencia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a la Cumbre de las Américas, se incrementaron recientemente, mientras la canciller, Cayetana Aljovín, insistió en esa polémica posición.
‘Todo Estado tiene facultades y procedimientos administrativos para establecer medidas de diferente tipo cuando una persona no es bienvenida’, dijo la ministra en una entrevista.
A la discrepancia de los excancilleres Diego García Sayán y Eduardo Ferrero, que señalaron que Perú, como país anfitrión, no puede excluir a ningún participante, se sumaron hoy comentarios que, desde diversas posiciones, critican la posición del gobierno de Pedro Pablo Kucznski.
El parlamentario progresista Alberto Quintanilla, acusó al gobierno de mantener ‘una política desastrosa’ hacia Venezuela, por la cual, pues invita a Maduro a la cumbre de abril próximo y después le retira la invitación, por presiones externas y/o por motivos de política interna, según opiniones diversas.
Quinanilla agregó que el gobierno confunde en política exterior los intereses del Estado con las opiniones e intereses de su administración.
Añadió que si Maduro está decidido a venir, ‘hay que reconocer su derecho como jefe de Estado de hacerlo’ y la cumbre será una oportunidad de cotejar sus posiciones con las de los demás países participantes.
El analista internacional Oscar Vidarte cuestiona la coherencia y el sustento de la posición oficial, que invoca la Declaración de Quebec de 2001 no es vinculante, es decir de aplicación obligatoria y unilateral.
‘No se puede invitar, confirmar la invitación y luego desinvitar sin que haya sucedido nada nuevo en Venezuela’, dice el analista, quien señala que la crítica a Maduro no puede significar la exclusión de ese país ‘de aquellos ámbitos multilaterales que son sustanciales para discutir estos temas’.
El comentarista Mirko Lauer, del diario La República, apunta que negarle permiso de aterrizaje a su avión o impedirle cruzar Migraciones, como planteó la primera ministra, Mercedes Aráoz, ‘le serviría en bandeja a Maduro la condición de víctima, y sería más bien bochornoso para el Perú’.
Señala también la posibilidad de que el impacto de la llegada de Maduro y su participación en la cumbre lleve al presidente norteamericano a abstenerse de asistir, con lo que el mandatario bolivariano ‘lograría una múltiple victoria frente a Washington, Lima, la OEA y la propia cumbre’.
Otro comentarista político, Arturo Maldonado, apunta que Kucynski ‘desvía la atención del ámbito local, donde tiene serios problemas’ -está en peligro de ser cesado por indicios de corrupción-, hacia el regional, para presentarse como abanderado de la democracia.