El reciclaje, una actividad que genera recursos en era de crisis

Escrito por  YENNY ESCALANTE/EL PAÍS EN Jun 02, 2017

El reciclaje es una actividad que de a poco fue tomando fuerza en Tarija, pues no sólo genera recursos económicos para quienes especialmente se dedican a ello,

 sino para cualquier persona que haya juntado una cierta cantidad de papeles, plásticos, nylon y cualquier otro material que pueda ser reutilizado. De esa manera adquieren una remuneración por la venta que hacen a las diferentes empresas acopiadoras de la ciudad.

Felisa Flores comenta que de vez en cuando, cuando reúne una “buena” cantidad de papeles, los lleva hasta alguna empresa recicladora, así puede obtener “algunos pesitos” por aquello. 

Por otro, hay quienes especialmente se dedican a esa actividad para lograr llevar el pan de cada día a su hogar, tal es el caso de la señora Dominga, una persona de la tercera edad que va por las calles o toca las puertas de las casas para pedir a los propietarios que le regalen algunas botellas plásticas.

Empresas

La dueña de la empresa Reciclajes Tarija, Reina Sánchez, manifiesta que día tras día diferentes personas se aproximan hasta su negocio para dejar sus materiales y, obviamente se les da una remuneración.

“Es un montón de gente que viene a dejar el papel, muchos viven de esto y otros lo hacen por cuidar el medio ambiente, hay personas mayores, niños, de todo”, expresó Sánchez,  y agregó que a finales y principios de año, la actividad incrementa ya que los colegiales “dan de baja” sus útiles y los venden.

Además, por el calor, la gente consume bastantes bebidas en botellas plásticas, sin embargo en la época de invierno eso reduce considerablemente. Pero, para todo hay una opción, ya que lo que incrementó ahora es la venta de nylon.

Esta empresa actualmente sólo trabaja con la empresa Copelme de Cochabamba, ya que las de Santa Cruz, prescindieron la compra de Tarija porque en su región hay material excedente por el aumento de acopiadoras. 

Esta situación causó un cierto monopolio de Copelme, porque al no tener competencia, ponen “el precio que ellos quieren”, según cuenta Sánchez. Sumado a ello, el precio del papel de color disminuyó porque la población prefiere consumir papel higiénico blanco. En este marco, se insta a los colectores a seleccionar el papel blanco y el de color, para que del primero ganen más y del segundo menos. 

Por otro lado, la propietaria de la empresa “3R”, Sandra Romay, coincidió en que bajó la venta de material a otros departamentos; sin embargo ella continúa con esa actividad, pues también coadyuva a disminuir la contaminación del medio ambiente y a su vez genera trabajo para otras personas.

“(La gente) lo que más trae es papel, botellas descartables, nylon, los plásticos duros. Mayormente vienen personas mayores, niños, vienen los colegios, incluso están las amas de casa, las oficinas, toda persona que quiera conservar nuestro medio ambiente, así ahora hay menos cantidad de cosas sólidas que hacían daño al planeta”, explicó.

Además enfatizó en que ahora hay más concienciación en cuanto a las campañas de reciclaje a comparación de lo que ocurría hace unos años. “Al comprar este material reciclaje nosotros ayudamos al medio ambiente y también a las familias en esta crisis que tenemos en el país”, puntualizó Romay.

El material que reciclan es papel, botellas descartables, aluminio, cobre, bronce, baterías de movilidades, huesos, nylon, botes de shampoo, kétchup, mayonesa, salsa soya, lavandina, detergentes, sillas, mesas, baldes, bañeras, tachos, hierros en desuso, cartón, entre otros.

En el caso de las pilas o baterías de celulares, los reciben para disminuir la contaminación, pero no pagan por ello. Sin embargo, actualmente hay una campaña de la Entidad Municipal de Aseo Tarija (Emat) para reunir esos materiales y canjearlos por una pelota.

Acopiadoras de Pampa Galana están sin trabajo

Debido al problema ocurrido con los chanchos que ingresaban a comer basura en el vertedero de Pampa Galana, el Gobierno Municipal de Cercado implementó ciertas restricciones, entre ellas la entrada de las acopiadoras particulares. 

En algún momento se habló de darles un trabajo estable; sin embargo no se concretó y unas 25 personas están sin empleo, así lo informó la presidente de la organización para el reciclaje Marmat, Justina Choque.

Refirió que los funcionarios municipales les dijeron que se les daría un empleo fijo, no obstante aquello no ocurrió y hasta el momento no hay proyecciones de un posible acuerdo. “Yo he presentado solicitudes y no ha habido respuesta. Más o menos unas 25 personas están sin trabajo”, agregó. 

Por su parte el ambientalista, Gonzalo Torres, indicó que el Gobierno Municipal sacó del vertedero, sin justificación razonable, a más de 60 mujeres que estaban capacitadas y vacunadas para evitar contraer esas enfermedades. Tampoco se les dio un empleo y se procedió a ingresar gente afines al Municipio, a quienes se les paga un sueldo”, dijo.

Finalmente enfatizó en que en la gestión 2015, por seis meses hubo un grupo de 75 personas del Plan de Empleo Urgente Productivo (PEUP) que reciclaron durante seis meses, y hasta el momento no se conoce a dónde fue ese material y los recursos que se produjeron con eso. “Es mucha plata, unos 150 mil bolivianos al mes, más o menos, durante seis meses”, aseguró. 

El País eN visitó las oficinas de EMAT para conocer más a fondo el caso; sin embargo, el gerente Rolando Ruiz no se encontraba.