Bladés: hay un entorno complejo, cada vez hay más casos de violaciones

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍSEN Jul 05, 2017

Experto en psicología jurídica y con más de 20 años  de experiencia en el área de delitos sexuales, Javier Bladés Pacheco, 

actual rector de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJM), en entrevista con el País eN, advierte que la violencia sexual a niños y niñas es un problema social  que requiere un trabajo urgente de prevención integral. Es decir, desde el nivel primario que es la familia, secundario la escuela  y terciarios la sociedad, instancia que tiene que sancionar y controlar  los delitos.

Bladés, que resumió  en un libro todo su trabajo de pericias de casos vinculados a delitos de índole sexual a niñas y niños, afirma que ser perito jurídico es una gran responsabilidad, ya que nuestro medio no brinda apoyo de rehabilitación a la víctima y generalmente estos quedan desamparados.

El País eN (EP): Más allá de su labor como docente en la UAJMS, realizó un importante estudio ¿En qué consiste su aporte intelectual?

Javier Bladés (JB): Hemos producido algunos materiales impresos, específicamente de investigaciones. En el área de educación especial escribí un libro sobre las Fisuras de Labios Palatinas que se dan en niños en toda Bolivia, otro libro sobre la Parálisis Cerebral, los orígenes y consecuencias en niños menores.

En el ámbito forense, he escrito un libro sobre los efectos psicológicos de las violaciones  en niñas y niños, es una recopilación y sistematización de unos 20 años de trabajo de todas las pericias que hice  como psicólogo jurídico en el Ministerio Público, de los casos que han llegado a juicio y sentencia. El libro se publicó hace cinco años, son más o menos unas 105 pericias,  yo he participado en esa cantidad o más juicios orales en toda Bolivia, ya que al no existir profesionales en el área, era requerido a lugares alejados, como  San Joaquín en Beni,  Yacuiba, Villa Montes  y Bermejo en Tarija; Villazon y Tupiza en Potosí.

EP: ¿Qué le motivó a escribir sobre violencia sexual a niños y niñas?

JB: Lo que me motivó fue la pena que uno tiene por el niño o niña, realmente  ellos están desvalidos, no saben qué les pasa hasta que se les dice lo que sucede, se sienten vulnerables. Entonces en ese afán, decidí escribir sobre el tema de violencia sexual a niños, para que los padres se den cuenta y tengan más cuidado de sus hijos, que los protejan, que el mundo no es como uno piensa, hay gente mala que muchas veces no podemos controlar, hay que enseñarles a cuidarse  porque no todo el tiempo podemos estar a su lado.

EP: Como especialista en psicología jurídica ¿Qué análisis hace, hay más casos o se denuncia más los delitos sexuales?

JB: Haciendo una relación, cuando no había mucha demanda de pericias porque el Código de Procedimiento Penal no indicaba esa prueba plena, era más que todo a consideración del juez, había denuncias, pero no se conocían en el medio. Con el nuevo Código de Procedimiento Penal, los juicios orales y el cambio del procedimiento mismo de la denuncia,  se ha introducido al psicólogo en este ámbito, se ha notado recién una mayor cantidad de delitos sexuales.

Creo que siempre ha habido violaciones, sería absurdo pensar que no había antes, sino que ahora han sido materializadas ligadas a la comunicación, antes no había redes sociales, ni televisión, no había como difundir lo que pasaba. Ahora los sentimos más crudamente por la cantidad de información que nos llega de todos los rincones, ya sea por celular, internet, televisión, radio etc.

EP: ¿Cuál es la situación en Tarija sobre los casos de violencia sexual a niños y niñas?

JB: Hay que anotar un fenómeno que ha sufrido Tarija, especialmente en los últimos años, que han sido los famosos movimientos migratorios internos, que han ocasionado un aumento de casos referidos al delito sexual. Es evidente que ahora estamos en una situación muy compleja, se ve cada vez más casos de violaciones.

Yo atendía en una semana, hasta cuatro casos de violaciones, pero ¿qué sucedía?, esos cuatro no eran los únicos en Tarija,  sino eran los que a mí me llegaban y aquellos casos que los fiscales consideraban que eran especiales. Al ser mi trabajo una colaboración, sólo me llegaban los más difíciles. Pero en la semana ¿cuántos más habrán sido denunciados en las Defensorías y otras instituciones?. Los casos son alarmantes.

EP: ¿A qué atribuye usted ese incremento de casos de violencia sexual? 

JB: Si bien se ha endurecido el sistema judicial en el tema con sanciones, vemos que no ha bajado en lo más mínimo los delitos, lo mismo acontece con los casos de feminicidios.

Aunque se engrosó y se da más penas privativas, no se llegó a reducir el delito, eso es un tema preocupante y tenemos que discutirlo, o sea, esto no está ligado al castigo, sino se debe ver la prevención, porque es ahí donde no hacemos absolutamente nada.

EP: Ante esa realidad ¿Qué recomendaciones da sobre el tema en su libro? 

JB: Hacemos muchas recomendaciones no solamente hacia los padres, también para los colegios y los operadores de justicia. Lo que nosotros hemos pedido y recomendado es  evitar la revictimización. 

Una niño  o niña que sufre una agresión sexual pasa  por un calvario de declaraciones, incluso hasta cuatro veces, desde avisar a la madre o pariente cercano, ante la Defensoría o la Policía, luego el Fiscal y el juicio; ese es otro crimen que cometemos,  un crimen institucional porque para hacer un papel que para mí muchas veces es innecesario, le sometemos a esa niña o niña a una tortura psíquica, le genera stress post traumática, reviviendo todo el tiempo el problema que ha padecido y altera su normal desarrollo de vida. Por eso pedimos a los operadores de justicia que sean eficientes, eficaces, evitemos la burocracia y que sea una sola vez que declara el niño o niña.

En el tema de la educación, el colegio tiene que empezar a implementar programas de educación sexual y programas de prevención del delito sexual, eso actualmente no lo hacemos.  En vez de estar con otros temas, si bien son coyunturales y pueden servir de mucho  en la formación, lo otro es para la vida, o sea protegen la vida del niño y niña.

En lo que se refiere a los padres, la educación es fundamental para evitar  el delito de violación. Hemos descubierto que la mayor cantidad de violaciones han ocurrido en el  entorno familiar  y los violadores no han sido gente extraña que ha venido  a la familia, sino del mismo entorno como primos, tíos, padrinos, sobrinos e incluso los mismo progenitores. Eso revela que estamos viviendo un problema familiar, por eso hay que buscar educación, sanear a la familia, si queremos que esto mejore. Si no esto va a ser cada vez más complejo para todos nosotros.

EP: ¿Qué aspectos se deben tomar en cuenta  para prevenir el delito sexual?

BJ: Hay formas  con las cuales tenemos que prevenir el delito sexual en menores. El niño es el objetivo fundamental o primordial a proteger en la sociedad y se debe dar esa protección en niveles fundamentales. Es decir, primario que es la familia, secundario la escuela  y terciarios la sociedad instancia que tiene que sancionar y controlar  los delitos.

Es importante que el niño o niña sepa cuando tiene que grita o escapar, porque un delito sexual no solamente es el acceso carnal como la violación, sino también es el abuso deshonesto, corrupción de menores  en sus diversos  tipos y formas que se van presentando,  y que la parte jurídica la va ampliando en lo que se refiere a delitos de orden sexual.

EP: ¿Cuán importante es la labor de un psicólogo para atender casos de violencia sexual?

JB: En estos momentos, con el Código de Procedimiento Penal, a veces el informe pericial es determinante y  puede ser la única prueba que puede existir en un proceso. Por eso es tan importante que el psicólogo forense haga un buen trabajo, que tenga experiencia, porque su dictamen puede conducir a un error judicial de condenar a un inocente o liberar a un culpable. Es una gran responsabilidad y también de hacer justicia con una víctima que está sufriendo.

Ahora hemos visto el debate que se ha generado sobre la pena de muerte, cadena perpetua y decían que la cadena perpetua se pueda dar cuando la víctima de violación ha fallecido, estamos hablando de la muerte física, pero no hacemos referencia de la muerte psíquica que tienen muchos niños y que le acompañan toda su vida, como un calvario  tener que sobrellevar una violación con todos los daños psíquicos y psicológicos. 

En nuestro medio no se brinda apoyo de rehabilitación a la víctima, ellos se quedan desamparados. Nuestro Estado solamente se conforma con iniciar el proceso al culpable, sancionarlo, condenarlo y ejecutar su pena, pero a la víctima nadie la socorre, la víctima está muchas veces totalmente desamparada y no participa en los procesos ni de los juicios porque son menores de edad. 

EP: Hace notar que las víctimas de violación generalmente no reciben asistencia psicológica, ¿La Universidad a través de la carrera de psicología podría coadyuvar con el tema?

JB: Si nosotros tuviéramos una alianza estratégica con alguna institución que  podría ser la Gobernación u otros que nos pudieran ayudar  en la parte económica, nosotros (universidad) podemos brindar ese apoyo.  En la carrera de psicología tenemos consultorios que están a disposición, pero que no tenemos ítems para poder implementarlo, tenemos cámaras Gesell que están sin usar porque no tenemos oportunidad de hacerlo, por eso necesitamos apoyo para prestar ese servicio social.

Si bien, hemos visto de hacer que  algunas instituciones también intenten colaborarnos y no solo pedir, porque a veces nos dicen hagan, pero no vamos a colaborar con nada y solo quieren mandar los pacientes, pero no se llegó a concretar nada hasta ahora.

EP: Aunque no se logró concretar apoyo para las víctimas de violación ¿Qué servicio social se realiza desde la carrera de psicología hacia la población?

BJ: En este momento tenemos el consultorio, que no estamos pudiendo habilitar por falta de  profesionales y recursos económicos,  pero durante  todo este tiempo estuvimos trabajando como carrera,  haciendo convenios con instituciones del medio, colegios, comunidades, ONG y agrupaciones sociales para brindarles el servicio social. Mandamos estudiantes o docentes para hacer el control, verificación y seguimiento de esa práctica.

Así, se ha tenido bonitas experiencias con distintas instituciones, aunque no solucionamos los problemas hacemos un aporte importante, incluso llegamos a lugares lejanos  como: Tojo, comunidades de Villa Montes en el Chaco, donde se llegó a hacer prácticas institucionales dirigidas, pasantías o tesis de grado.

También a partir de las otras materias  se hacen trabajos de prevención, hemos hecho la experiencia de títeres para la prevención del delito sexual en kínderes que ha sido exitosa. Está labor se ha guiado  en un modelo de prevenciónde una organización española que trata  de ver impactode ese modelo en la prevención.

EP: Por otro lado, ¿Cuánto se destina para fomentar la investigación y la producción intelectual en la universidad? 

BJ: La universidad desgraciadamente no está incentivando la producción intelectual. El presupuesto es muy limitado para los programas de investigación. El que quiere escribir un libro como lo hice yo, se tiene que pagar todo, desde la edición, imprenta, publicación, difusión, etc, todo cae en manos de la persona que se anima a escribir.

Como no son libros comerciales, entonces a nadie le interesa la producción intelectual que puede producir la universidad. Más cuando se trata de libros del área social y humanidades.

Los libros ligados a la investigación que tienen que ver con la producción  tienen un poco más de acogida, por ejemplo, investigación sobre el durazno, la producción del pescado, van a tener más posibilidad de ser editados, que libros destinados a la educación, a la parte psicológica, protección de la niñez, los temas sociales. 

EP: ¿Por qué cree que hay desinterés, tanto de la universidad, instituciones públicas y privadas en el tema social?

JB: Esa pues es la contradicción,  nos quejamos de la seguridad ciudadana, de la delincuencia,  de la violencia y tantas cosas, pero no hacemos nada para erradicarlo. ¿Por qué?, porque lo otro está ligado al dinero, por ende le interesa al empresario, al agropecuario y genera dinero. Por otro lado, en lo social no generamos nada, sino demandamos recursos para cubrir esos estudios. En resumen lo ven como pérdida y no como ganancia, todo eso es la falta de previsión y mirar un poquito más allá.

La educación, la protección, la seguridad, prevención son temas fundamentales; sino la parte económica queda chiquita, ¿De qué sirve tener plata, si nuestros hijos se drogan, hay inseguridad o son violados?, ¿Para qué tener una economía pujante si nuestra sociedad está en decrecimiento?. Creo que es una cuestión de mirar ambos lados  y buscar unidad.

EP: Pese que la universidad no tiene presupuesto, ¿Cuál es el aporte de los docentes de la UAJMS en la producción intelectual e investigación?

JB: Actualmente, pese a esa falta de presupuesto y motivación,  hay colegas docentes que se animan a escribir y hacer investigación por su cuenta,  por ejemplo los pocos que nos hemos animado a hacer el doctorado que la universidad nos cobra 7 mil dólares, buscamos que todas las tesis de doctorado sean un libro, así debe ser, porque es parte del colorarío de nuestra carrera.

Si bien, es importante la producción intelectual, hay que reconocer que cada vez son menos lo que se animan a producir, aunque en otros contextos vemos que hay ese apoyo y muestran lo que produce su universidad. Aquí no esa es una desventaja que tenemos.

Muchas veces vienen los colegas para pedir que ayudemos a publicar su producción intelectual, pero como no hay presupuesto es muy difícil dar ese apoyo, lo máximo que podemos hacer es bajar los precios al mínimo de la imprenta.