Accidentes de tránsito, una epidemia mortal en Tarija

Escrito por  DANITZA MONTAÑO T/EL PAÍS EN Jul 21, 2017

Eran las tres de la tarde cuando Gabriela decidió ir a comprar algunos enseres para su hogar junto a su pequeño de tres años. Lo hizo en motocicleta como era su costumbre, por un extraño instinto puso al niño en la parte delantera de su asiento y arrancó.

Los rayos del sol abrazaban la ciudad mientras Gabriela recorría la avenida Víctor Paz, sin embargo a la altura de la García Agreda sintió un fuerte impacto a su lado derecho. Una camioneta la había golpeado y de inmediato ella, su niño y la moto se desplomaron en el asfalto.
El niño se desmayó y de inmediato brotó sangre de sus oídos, Gabriela sintió que su vida se le iba en un instante y con el dolor de una pierna fracturada, y el corazón hecho un guiñapo, gritó por ayuda. La gente llamó a la ambulancia se llevaron a ambos, el niño fue internado por Traumatismo Encéfalo Craneal (TEC) y por poco logró sobrevivir.  
Sin embargo, no todos corren la misma suerte en nuestra ciudad. Con el aumento del parque automotor, que en este año excede los 64 mil vehículos, los accidentes son cosa de todos los días. Ya en 2016 la Unidad de Tránsito reveló que Tarija registra un fallecido en accidente de tránsito a la semana.
Sumado a esto, en el primer semestre de 2016, en Tarija se protagonizaron el 3,8% de los accidentes de tránsito de toda Bolivia. De esta manera, Tarija presenta un índice menor que La Paz y Santa Cruz donde hubo más hechos con un porcentaje de 38 y 36 respectivamente, seguidos de Cochabamba con un 8,4%, Oruro con un 5,5%, Chuquisaca con un 4%, pero un porcentaje más alto que Potosí, Beni y Pando que reportan 2%, 1,3% y 0,7% de forma respectiva.
Los accidentes según el cuadro estadístico de la Unidad de Tránsito tienen lugar con mayor incidencia dentro de la ciudad capital en comparación al resto de ciudades intermedias como en rutas interdepartamentales.
En la ciudad los lugares con mayor riesgo de accidentes son la avenida Circunvalación, así como la salida a la tranca del Portillo y el tramo entre Tomatitas y el túnel en la zona de falda de la Queñua.
Este tipo de accidentes, según el informe de tránsito, se dan con mayor regularidad durante los fines de semana, pues al exceso de vehículos y a la falta de precaución se suma el consumo de alcohol.
De esta manera, según las estadísticas, se lamenta el deceso de una persona por cada siete días calendario.  Sin embargo, la sobrevivencia de las personas accidentadas se hace aún más difícil cuando se analiza el sistema de emergencia con el que cuenta Tarija.

El sistema integral
de emergencias
El médico argentino Leonardo Fieroli, consultado por El País eN, explicó que el sistema integral de emergencias es una estructura médica extrahospitalaria desde la cual se coordinan de manera permanente los distintos medios necesarios para la atención y el tratamiento definitivo de los pacientes que se encuentran en urgencia. “Debe basarse en la colaboración  eficaz de todos los elementos que lo integran”, resaltó.
Añadió que un buen sistema de emergencia comprende el centro de llamadas, el servicio de ambulancias, su equipamiento y un personal sumamente capacitado. Así, un punto fundamental que destaca Fieroli es la seguridad pública teniendo como actores principales a la Policía y a los Bomberos. “Este sistema incluye también algo mucho antes del accidente que es la concientización sobre seguridad en las diferentes áreas”, afirmó.
Explicó que se llama “integral” precisamente porque consigue integrar tres subsistemas de trabajo. El primero de ellos sería el de la atención primaria, que incluye las policlínicas, que hacen guardias las 24 horas y que dan la primera asistencia al enfermo.
El segundo subsistema es el de emergencia, que da respuesta con ambulancias especializadas a la solicitud del paciente y que en algunos casos tiene un centro coordinador provincial y en cada provincia un número determinado de subcentros.
El tercer subsistema es el de atención en grado hospitalario y especializado. Resaltó además que el centro de llamadas en el primer contacto debe solicitar una explicación profunda del hecho para preparar los elementos médicos necesarios destinados a atender la urgencia y no “improvisar”.

La realidad en Tarija
En Tarija cuando ocurre un accidente la unidad de Tránsito es la que se encarga de ir al lugar de los hechos, contando sólo con patrullas y en caso de haber víctimas coordinan con los bomberos. El tiempo aproximado en que llega la patrulla al lugar del accidente depende de la distancia pero no es menor a 15 minutos.
“Nosotros tenemos una radio de comunicación y tenemos como base la central de llamadas, si denuncian oportunamente, acudimos al lugar. En caso de que hubieran heridos coordinamos con los bomberos que tienen más experiencia y el equipo necesario para auxiliar a las víctimas”, indicó un suboficial, que prefirió no dar su nombre.
Sobre el tema un integrante del personal que maneja la ambulancia del Hospital San Juan de Dios, dijo que el equipamiento de las ambulancias es limitado.  
“Son vagonetas que solamente tienen  oxígeno y un camillero asistente, que a la vez hace un trabajo de paramédico. Estas ambulancias son más rápidas que las otras dos que son de mayor tamaño pero cuentan con todo el equipamiento necesario para atender víctimas”, explicó.
Aclaró que los encargados de la ambulancia no atienden accidentes graves que incluyen fallecimientos; en ese caso se comunican con el 110, debido a que esta unidad es la que hace el levantamiento del cadáver e investiga el hecho.  
Luego de esto, el Hospital San Juan de Dios  da toda la atención a las víctimas desde que llegan. Se hace la atención de emergencia, mayormente la estabilización del paciente y el diagnóstico de sus lesiones, después se realiza el tratamiento de esas lesiones hasta que, si Dios quiere, se consigue el alta del hospital.
Sin embargo, tras una observación realizada por El País, se determinó que no siempre existen recursos para atender a los pacientes debido a que no todos los equipos funcionan y no todos los materiales pueden ser facilitados, en especial para pacientes que necesitan materiales para traumatología.
Tampoco es raro ver a pacientes en emergencia que deben esperar por el neurólogo, quien tiene una agenda llena. “Mi hermano sufrió un  accidente y dicen que mañana vendrá el neurólogo y es urgente que venga ahora, necesitamos saber cómo está”, señala Lucía Vargas muy conmovida ante el accidente de motocicleta que sufrió su familiar.
En el pasillo del nosocomio convencimos, difícilmente, a uno de los médicos a respondernos una pregunta y le consultamos, si ¿las causas de las falencias en el hospital tarijeño se deben a la falta de equipamiento o a la poca experiencia de algunos médicos y enfermeras?
Éste, para sorpresa nuestra, reconoció que no se trata de la falta de experiencia, ni de equipamiento si no de la falta de un sistema  de atención del trauma específicamente en emergencias. “No existe un sistema hospitalario. La atención del trauma tiene varias fases y aquí no existen fases”, dijo.
Directamente los pacientes llegan ya con un déficit de atención prehospitalaria porque no han sido atendidos por un sistema de emergencias adecuado” afirmó y añadió que éste es un gran problema en Tarija pero dijo que hasta ahora no ha habido autoridad que ponga el ojo sobre la tormenta.
Consultado si esto podría hacer más difícil la lucha de un accidentado en las calle, el galeno aseguró “que definitivamente lo que haga o deje de hacer el personal médico en la atención de una emergencia será determinante”.  

Accidentes de tránsito
a nivel mundial
Según estudios los accidentes de tránsito ocupan las primeras causas de muerte en todos los momentos de vida de las personas.
En promedio, los fallecimientos causados por un accidente de tránsito ocupa el décimo lugar de todas las posibles causas de un ser humano, solamente superados por enfermedades como el SIDA, las enfermedades cerebrovasculares, la tuberculosis, el cáncer de pulmón, entre otros.
En los niños entre 5 y 14 años, los accidentes de tránsito ocupan el segundo lugar de razones por las cuales mueren los infantes (solo superado por las enfermedades respiratorias).
En los adolescentes y adultos jóvenes del mundo, los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte, y en el grupo de los 30 y 44 años de edad, las muertes en las calles ocupan el tercer lugar.
Sea cual sea el país donde se presenten estos accidentes, se estima que, en total, estos generan pérdidas por 518 mil millones de dólares y le cuestan a los gobiernos entre el 1 y el 3 por ciento del producto interno bruto (PIB) por causa de costos económicos resultantes de las víctimas mortales, los traumatismos y las discapacidades por accidentes de tránsito.

Accidentes de tránsito, una plaga mundial

La Organización Mundial de la Salud OMS, el organismo más importante del mundo en esta área, está alarmada. La razón: un reciente estudio realizado en varios países confirman lo que muchos ya venían pensando: los accidentes de tránsito se han convertido en una epidemia difícil de controlar. Y es que las secuelas que dejan estos eventos en millones de familias en el mundo es un problema de salud pública que se les salió de las manos a los gobiernos, a las autoridades y a los ciudadanos. No parece haber salida.
Según cifras arrojadas por este estudio, llamado Información sobre la situación actual de la Seguridad Vial, todos los años fallecen 1.2 millones de personas en el mundo por causa de un accidente de tránsito, y entre 20 y 50 millones de personas sufren “traumatismos no mortales” (heridas).
La mayoría de estos accidentes se presentan en países con ingresos medios y bajo.
Sobre este completo estudio sobre la seguridad vial en el mundo, la OMS advierte:
- Las personas que se desplazan en transporte público también pueden ser usuarios vulnerables de las vías de tránsito, especialmente en los lugares en que los vehículos de transporte público están abarrotados o carecen de reglamentación.
- Los peatones, ciclistas y usuarios de vehículos de motor de dos o tres ruedas suman en conjunto alrededor de la mitad de todas las víctimas mortales por accidentes de tránsito en el mundo.
- Es fundamental establecer y hacer cumplir los límites de velocidad. Los países deben fijar límites que reflejen la función de las diferentes vías de tránsito.
- Los conductores jóvenes corren un riesgo mucho mayor de sufrir un accidente de tránsito cuando conducen bajo los efectos del alcohol.
- La eficacia de los cascos para motocicleta en la reducción de los traumatismos craneales graves depende, en parte, de su calidad.
- Debería exigirse a los fabricantes e importadores de vehículos que equiparen todos los vehículos con cinturones de seguridad tanto en los asientos delanteros como traseros.