Abdón Miranda, el compositor del himno a la provincia Arce

Escrito por  Daniel Rivera M./El País eN Ene 06, 2018

Abdón Miranda Cuellar lleva en sus ADN la música, desde niño tuvo la inclinación por ese arte, hizo del acordeón su instrumento predilecto, con el cual le dio melodía al himno a la provincia Arce, cuya letra es una composición de él, salió de su inspiración cuando ese pedacito de suelo tarijeño cumplía los 100 años de vida.

Es profesor de profesión, y desde que egresó de la Normal de Villa Serrano (1974) se dedicó a dictar la materia de música, el destino le tenía preparado trabajar en dos tres departamentos antes de llegar a Padcaya en 1982, el pueblo natal de su esposa que no lo ha soltado más, tanto así que se considera que está inventariado en ese lugar, se ha ganado el cariño de la gente.
La composición del himno surgió cuando el Concejo Municipal de Padcaya lanzó una convocatoria invitando a escritores para hacer la composición, tenían tres meses para lograr eso, sin titubeos empuñó el lápiz y hoja en blanco para graficar en letras su inspiración. Antes, tuvo que sumergirse en la historia e idiosincrasia del pueblo que acunó a su amada esposa, quien le ayudó en esa labor.
Cuando el jurado abrió los sobres de los postulantes, se quedaron enamorados de la redacción de Miranda, cubría las expectativas de la gente. La primera estrofa está referida al orgullo de ser de esa tierra, como también el hecho de rememorar y homenajear al ilustre Aniceto Arce.
Por la situación geográfica, se hace alusión a la provincia como la región del sur. Las otras estrofas encaminan un levante de ánimo a la gente, se menciona a ese pueblo de trabajo, pero sin dejar de lado y no menos importante, la tierra santa, porque ahí está la virgen de Chaguaya.
Son cuatro estrofas, la última está referida a la capital, Padcaya. Cuando se hizo la composición todavía no estaba definida la segunda sección que es Bermejo, solo la provincia. Pero a la ciudad fronteriza se la menciona como polo industrial, como orgullo de Tarija y nacional.
“Para sacar los entonos de la música cuatro por cuatro costaba más, pero como había el apuro de presentar se lo hizo en un dos por cuatro-comentó-. En el primero se tiene que hacer calzar los cuatros tiempos bien definidos en cada verso, en el segundo caso puede alargarse en los versos o acortarse. A medida que uno pone la música se puede alterar o acomodar la letra, porque los sonidos musicales no enganchan con el ritmo”.
Ese himno es uno de sus mejores trabajos, el cual perdurará en el tiempo, pero tiene otras composiciones que fueron fugases, solo momentáneas porque escritas acorde a la ocasión, como el día de la raza o la mujer, canciones que eran llevadas a coro por los estudiantes.
También ayudó al profesor Roberto Aguirre en los arreglos del Himno al colegio René Barrientos Ortuño de Padcaya.
Pero su vida matrimoniada con la música no solo se basó en esos dos himnos y canciones, Abdón logró conformar tres grupos musicales, el primero en su natal Villa Serrano con tres integrantes, uno con acordeón, otro con batería y el tercer con saxo.
Los azares de la vida y el amor a su esposa lo trajo a Tarija, ahí conformó el grupo Nueva Galaxia que hacía música tropical. El local Rinconcito Andaluz era el lugar del espectáculo los fines de semana.
En el último grupo formado se incluyó el trombón, saxo, trompeta, su repertorio era de cumbia y música folclórica. Profesionalmente todo marcha bien, pero fue la devaluación de la moneda nacional las que les llevaron a dejar ese oficio, era entre los años 1983 y 1984. El último contrato que fue de dos millones, no les alcazaba ni para comprar una carretilla, no era suficiente ni para pagar el pasaje, pues tenían integrantes de Oruro.
Abdón ya piensa en su jubilación, quería estar un tiempo más como profesor en el colegio de Padcaya, pero por motivos de salud e insistencia de su familia, presentará su solicitud en febrero, pasará a ser parte magisterio pasivo. También cree que es tiempo de dejar la oportunidad para los jóvenes maestros.
De lo que no se retirará es de hacer música. Se reunirá con sus hermanos y primos en Santa Cruz, desde hace años tienen un proyecto inconcluso, grabar un disco, ahora lo harán, será de música como pasacalles, cuecas, huayño y cumbias. Los Hermanos Cuellar, es el nombre del grupo con quienes seguirán construyendo historias.