Vuelve la tensión al Pilcomayo por lluvias intensas

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Mar 07, 2018

Las Centrales Operativas de Emergencia (COE) de Yacuiba y Villa Montes no bajan la guardia ante el retorno de las lluvias en la región del Chaco tarijeño, donde se está a la expectativa de la crecida del río Pilcomayo, aunque se descartan al momento que se alcancen los picos del pasado mes.

Comunidades como D´Orbigny y La Victoria, están atentas al comportamiento del río, mientras que desde Palos Blancos y Choere, se tiene preocupación por la crecida de quebradas que han rebalsado llegando a afectar caminos comunales.
Entre tanto, el pueblo Weenhayek exigió ayuda para las comunidades de Capirendita, donde se registran 60 familias damnificadas; la comunidad de Viscacharal, donde dos familias perdieron sus casas y en la comunidad de Algarrobal, denunciaron que los indígenas no recibieron ayuda que sí está llegando a los criollos.
El director de la Oficina Técnica Nacional (OTN), Rubén Vaca, para tranquilidad de la población, indicó que se está monitoreando y se prevé que las lluvias registradas en estas dos secciones del Chaco no deriven en los eventos sucedidos el pasado mes con crecidas por encima del 7.5 del río.
En ese marco, explicó que hasta ayer el nivel de crecida era menor de 3.5 metros, y se había lanzado una alerta naranja para las comunidades ribereñas, por lo que se prevé que las lluvias no genere problemas en el lado de Bolivia, sino en Argentina y Paraguay donde se tienen evacuaciones.
En ese marco, Vaca indicó que en Yacuiba los Centros Operativos de Emergencia están realizando el seguimiento para lo que pueda pasar en las comunidades, especialmente donde se tienen defensivos que han sido rebasados en la pasada crecida.