En tres meses se extrajo 900 mil sábalos del río Pilcomayo

Escrito por  DANIEL RIVERA M./EL PAÍS EN Ago 27, 2016

En los primeros tres meses desde que se levantó la veda, en el río Pilcomayo, se extrajeron unas 900.000 unidades de sábalo con peso de entre 400 a 600 gramos. Esto sin contar con las personas que evaden el control de las entidades fiscalizadoras.

Si toma en cuenta los datos del Censo 2012, en Tarija existen 483.518 personas, por lo que se podría decir que lo extraído en ese trimestre alcanzaba a dos pescados para cada habitante.
El consolidado que se tiene de la pesca corresponde a los meses de mayo, junio y julio, del municipio de Villa Montes, aún falta el informe de Yacuiba y de la cantidad de pescados que fueron sacados en el mes de agosto.
Lo que se logró recaudar en ese periodo fue aproximadamente  450.000 bolivianos por concepto de regalía pesquera, que es 0,50 centavos de bolivianos por cada unidad. Monto que fue recaudado en los controles de Villa Montes y de Cercado.
Al margen de ello, los que deseen dedicarse a esa actividad, como los comerciantes y transportistas, deben tener una autorización que tiene una tasa de cancelación. En el primer caso se les cobra 50 bolivianos, y en el segundo 20 bolivianos, que solo les sirve para la temporada de pesca de un año, y al siguiente tienen que volver  a tramitar la autorización.
Es así que también los pescadores solo pueden vender el sábalo a aquellos que tienen la autorización, para lo cual se les otorga un credencial, porque así lo establecen las normativas.

Veda
Según los reportes que recibió la Dirección de Biodiversidad de la Gobernación de Tarija, los peces están  con las gónadas  (huevos) desarrollados, que corresponden a una etapa cuatro, por lo que se tiene que iniciar la veda para  conservar  y proteger la especie.
Al margen de ello, la directora de esa repartición, Estela Serrano,  explicó que el sábalo no se encuentra en las condiciones para seguir consumiéndolo,  porque están más pequeños  y delgados. “Los vendedores tienen que entender que pasó la temporada de pesca”.
En ese sentido, la funcionaria manifestó que iniciaron los trámites  administrativos y el informe técnico y legal para derivarlo al área jurídica y posteriormente el gobernador Adrián Oliva emita la resolución del inicio de veda, que estiman será en los primeros días de septiembre, al igual que los anteriores años.
Por su parte, el director del Pueblo Weenhayek, Claudio Guerreo, señaló que este año de pesca fue mejor que los anteriores, por lo que calificó como una temporada positiva.
“Estuvimos recorriendo las orillas del Pilcomayo  y los compañeros están contentos porque en este año subió mucho sábalo a territorio boliviano-dijo-. Esto es positivo, porque la actividad pesquera es lo que sustenta a las familias, entra dinero en todo este periodo”.    
Por otro lado, destacó que la gente haya tomado conciencia sobre las prohibiciones en la manera de pescar, porque no se vio el uso de la dinamita como en anteriores épocas, y también se respetó el tamaño del pez. Aunque hubo gente que hizo caso omiso, pero consideró que fue en menor cantidad.

Las regalías son para conservar la especie

La directora de Biodiversidad de Gobernación, Estela Serrano, indicó que las regalías pesquera se usan para la conservación de la especie en cada lugar que se recauda. Por lo que explicó que se puede usar para realizar investigación, para personal que realice controles, entre otros aspectos, porque así lo establece la normativa. Por lo que descartó que haya cobros irregulares y mal manejo de esos recursos.