Las edificaciones minimizan las áreas verdes de Tarija

Escrito por  YENNY ESCALANTE/EL PAÍS EN Sep 04, 2016

En Tarija, la idea de desarrollo de la ciudad, al parecer no contempla el establecimiento de áreas verdes de gran magnitud. Hasta el momento, con el crecimiento urbano desordenado, se contabilizan limitados espacios de recreación para la población, como el parque Urbano o el Parque de los Chiquis.

Y, según autoridades municipales, no existe presupuesto ni suelos disponibles para la implementación de estas áreas imprescindibles para la salud y el bienestar de los habitantes de cualquier urbe moderna.
En este sentido, vicepresidente del Colegio de Arquitectos, Hugo Borda, explicó que la construcción de los parques urbanos también corresponde a la red de equipamiento de la ciudad, es decir, que es de fundamental importancia ya que como habitantes, no se puede vivir sin una relación con la naturaleza. “La ciudad no puede ser una selva de cemento”, señaló.
Asimismo manifestó que “Tarija o cualquier ciudad debe tener áreas verdes o parques urbanos de la dimensión de la ciudad, parques urbanos adecuados para distritos, barrios y así debe ser la distribución para garantizar la producción de oxígeno”, aclaró.
Indicó además que las normas internacionales determinan que en una ciudad, lo mínimo que se debe tener como área verde es 9 metros cuadrados por habitante. Sin embargo, en Tarija, de acuerdo al plan que realizó la Alcaldía el 2010, el resultado es 2,10 metros cuadrados de área verde por habitante. O sea que existe un déficit, lo que significa que se debe incrementar la cantidad de espacios verdes.
Es por ello que reclamó el hecho de que se aumenten las edificaciones, sin un equilibrio con las áreas verdes. Y dijo que Tarija debería tener, aproximadamente, 10 parques urbanos similares al que ya existe en la zona de Las Barrancas para cumplir el mínimo requerido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En este marco, sugirió la creación de políticas de Estado para expropiar espacios adecuados, puesto que actualmente no existen.
El arquitecto en su análisis considera que se podría reubicar lugares como los cuarteles, para que esos predios se conviertan en espacios verdes. Otra de las zonas ideales también sería el aeropuerto, con sus 180 hectáreas, ya que se constituiría como un parque central para Tarija.
Por su parte, el secretario de Obras Públicas del Municipio, Gonzalo de los Ríos, coincidió que es necesaria la implementación de ese tipo de espacios ya que son los pulmones de las ciudades, sin embargo, admitió que se dejaron muy pocos lugares para ello.
Asimismo declaró que existen varios proyectos en carpeta, que incluyen ciclovías y a su vez, jardines verdes que van a erogar gastos económicos significativos, no obstante, no confirmó la proyección de construcciones similares al Parque Urbano de Las Barrancas. Que hasta el momento no está abierto a la población en general.
Por su parte, el responsable de la Dirección de Ordenamiento Territorial (DOT) de la Alcaldía, Horacio Rodríguez, informó que trabajan en un reglamento de uso de suelos junto al Viceministerio de Vivienda y Urbanismo, a través de una consultora española Irón.
Es así que se determinará las áreas intensivas y extensivas de protección y se tendrá el conocimiento claro sobre dónde tienen que ubicarse los equipamientos principales y las áreas verdes. Se esperan los resultados para octubre, entonces se identificarán con precisión los lugares en los que se podrán ubicar áreas de recreación, porque hasta el momento no se tiene una proyección con esa superficie.

Importancia de contar con zonas verdes

Las ciudades que ofrecen calidad de vida no sólo deben tener buenos servicios, mobiliario urbano práctico, sino deben poner a disposición zonas verdes a través de políticas responsables con el medio ambiente.
Esas áreas son claves para mejorar la salud de la población. Ciudades como Curitiba, en Brasil, tienen hasta 30 metros cuadrados de áreas verdes por habitante. Por eso, la OMS considera que estos espacios urbanos son imprescindibles para el bienestar físico y emocional.