Prevalecen quemaduras por energía eléctrica y gas en el Instituto del Quemado

Escrito por  Oct 09, 2010

En la ciudad de Tarija, en lo que va del año, en el Instituto del Quemado se registró una clara prevalencia en la atención de pacientes de diferentes edades, varones y mujeres, que presentan heridas causadas por la energía eléctrica o garrafas de GLP.

La presidente de la Liga del Quemado, Consuelo Canido, manifestó que en los datos estadísticos que se maneja, se pudo conocer que dentro de las personas que tuvieron este tipo de problemas, el mayor porcentaje está centrado en niños y niñas que no tienen el cuidado de los padres de familia y manipulan sin precaución estos elementos.

Dentro de los casos atendidos, se pudo evidenciar que varios menores de 5 años sufrieron esta clase de quemaduras, por agarrar enchufes o cables de energía eléctrica que están al descubierto. Otros meten los dedos en los enchufes, lo que les provoca diversas quemaduras

 

En relación a las garrafas de GLP, los niños y niñas, proceden a abrir las llaves, por donde escapa el gas licuado y cuando las amas de casa encienden un fósforo se registran incendios de magnitud, que causan quemaduras de bastante gravedad, dijo Canido.

Ante esta situación, la Liga del Quemado, de forma permanente viene realizando actividades de concientización.

Algunas de las recomendaciones que apunta la presidenta de la Liga del Quemado,

es que substancias inflamables, como es la gasolina, kerosén y alcohol, deben estar guardados en altura y fuera del alcance de los niños de corta edad. Además que se debe evitar la instalación de enchufes a baja altura, o donde puedan ser manipulados por los niños.

 

También se recomienda que niños pequeños, ancianos y epilépticos, deban estar lejos de lugares donde se realizan fogatas, o de líquidos calientes. Tampoco se debe hacer la utilización de residuos de gas licuados de las garrafas, en razón a que es sumamente inflamable y puede explosionar.

 

Cuando se sienta una fuga de gas, se debe evitar encender focos, fósforos u otros elementos que puedan generar chispa, lo que conlleva, muchas veces, a consecuencias catastróficas.