Face ID, reconocimiento de iris, huella dactilar. Estos son nombres que se están convirtiendo en cotidianos en el día a día de las personas en el mundo. Una evolución en el control de la seguridad que ha convencido a cuatro de cada diez usuarios de tecnología que ven al reconocimiento biométrico más seguro que las contraseñas tradicionales y de los números PIN, según IBM.