El ministro de Asuntos Exteriores Serguei Lavrov denunció una campaña difamatoria sin precedentes contra Rusia bajo el argumento, sin presentar pruebas, de un supuesto ataque químico contra el doble espía Serguei Skripal, en el Reino Unido.