No es novedad escuchar que en el barrio San Luis o San Gerónimo las personas padecen continuamente de diversas enfermedades debido a la cercanía que tienen con las lagunas de oxidación.