Un estudio sugiere que poblaciones de Homo sapiens migraron al Medio Oriente alrededor de 100 mil años antes de lo pensado.

Tecnologías militares y de espionaje han sacado a la luz hallazgos que cuestionen nuestro conocimiento sobre la Ruta de la Seda, revelando una increíble coexistencia de civilizaciones y religiones en el país asiático.