Petroleras solicitan iniciar actividades en áreas protegidas

Escrito por  La Paz/ANF Ene 16, 2016

El Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) recibió cinco solicitudes de permiso de ingreso a áreas protegidas de parte de empresas petroleras privadas y de  Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para realizar actividades de exploración hidrocarburífera.
El director del Sernap, Félix González, informó que las solicitudes son para áreas protegidas ubicadas en el oriente, el Chaco y el Norte de La Paz.
Aunque, González se abstuvo de especificar los nombres de las áreas en cuestión, alegando “diferentes motivos”, pero anunció que una vez realizada la valoración correspondiente se darán a conocer los datos a la opinión pública.
Cabe recordar que estas cinco solicitudes de ingreso a áreas protegidas se dan luego de que el 20 de mayo de 2015, el gobierno aprobó el Decreto Supremo 2366 que autoriza la actividad hidrocarburífera en áreas protegidas, con la finalidad de reducir la extrema pobreza de las comunidades que habitan en estos sectores.
De momento, el Sernap está capacitando a sus funcionarios en estos temas para “no cometer errores que después podrían ser graves”, dijo el ex gobernador de Potosí que está al frente del Sernap desde el pasado 10 de noviembre.
El Sernap es la entidad encargada de normar y regular las actividades al interior de las áreas protegidas. En el caso particular de las petroleras, el Sernap debe autorizar el ingreso de éstas para actividades de exploración o explotación, previa aprobación de la ficha ambiental.
La aprobación del Decreto 2366 generó el año pasado una polémica en torno al cuidado del medio ambiente y los derechos de la Madre Tierra frente a las actividades extractivas. Diferentes activistas por los derechos de la naturaleza cuestionaron la medida aprobada por el presidente Evo Morales, debido a que “sentencia” las reservas medioambientales del país.
En su visita a Bolivia, en julio pasado, el especialista del Centro Latinoamericano de Ecología Social (Celas), el uruguayo Eduardo Gudynas, señaló que el Decreto 2366 es un “paso atrás en la protección de la naturaleza” por los múltiples impactos que se esperan.
Bolivia cuenta con 22 áreas protegidas que se extienden en 17,2 millones de hectáreas. Según el presidente de YPFB, Guillermo Achá, sólo siete áreas se abrirán a la exploración de petróleo o gas, en una superficie de 205 hectáreas, que representa sólo el 0,008 por ciento de afectación.