Royé Campero tiene un gran sueño por cumplir, ser artista

Escrito por  Roberto Patiño / EL PAÍS EN Oct 07, 2014

Se lo puede encontrar en cualquier boliche de la noche tarijeña de fin de semana, le gusta cantar donde sea y cuando se le pide. No es exigente, una guitarra y una silla le bastan para interpretar los temas de Abel Pintos. Royé Campero, de 17 años,  sólo tiene una meta entre ceja y ceja, ser artista.

Como si el tiempo se le acabara, basta una pregunta para que empiece a hablar y no para. “Empecé a cantar de muy chiquito, me pedían que cante para mi abuelito en la casa de campo, con mi prima y me empezó a gustar y después poco a poco fui continuando”, cuenta y esa experiencia, el recuerdo mas lejano que tiene, marcó su gusto por la música.
Inicios
“Fue a los ocho años”, relata al precisar que por esa época grabó un disco compacto junto a una prima y la abuela, ese hecho le mostró que cantar y ser artista era lo que quería hacer el resto de su vida.
Años después, tuvo contacto con la que sería su compañera, la guitarra.”Prácticamente la he aprendido solo”, señala y recuerda al amigo que un día, a los 14 años, le preguntó si quería aprender a tocarla.
“Nos sentamos en la plazuela y me enseño las pisadas de las notas, estos es Mi esto es Do, esto es Re, saqué foto de la posición de los dedos y en mi casa fui entrenando solo, poco a poco y empecé a interpretar canciones y fui ampliando mi repertorio , ya tenia 15 años”, afirma.
Nunca tuvo una educación formal en la música. Pero participar en el concurso Student Music, que lo ganó en el 2013, le permitió ingresar en un proceso de aprendizaje en el que un par de tíos suyos le ayudaron en la técnica vocal. Este entrenamiento duró unos ocho meses y reconoce que fue en esa época que aprendió mucho sobre canto.
Si bien ganó un contrato para grabar un disco que hasta el momento no se dio a causa de eventualidades por las que atraviesa la empresa organizadora, le permitió tocar en distintos eventos lo que le permitió ser conocido en el mundillo musical tarijeño.
Actualmente estudia quinto de secundaria en el colegio La Salle. Si bien planea ir a EEUU como estudiante de intercambio y poder conseguir una visa para estudiar allí, otra opción que tiene, y cree que es la más probable, es irse a la Argentina, porque tiene entendido que en Salta hay una buena escuela para canto y guitarra. “No tanto ejercer como músico, ser más un artista, ejercer como artista”, subraya.
No tiene un horario fijo para practicar. “La música es un arte hermoso, cualquier arte sirve para expresar sentimientos, y a manera de expresar sentimientos llegas a practicar, te sientas feliz o triste, o cualquiera sea tu estado de ánimo, te sientas con tu guitarra y empiezas a sacar canciones, a componer, y siempre hay espacio para eso, porque se trata de tus emociones, es como respirar, es como charlar con un psicólogo, es expresar tus sentimientos”, sostiene.
Precisa que no tiene un horario fijo para entrenar la guitarra o canto. “Pero sí tengo como principio hacer ejercicios de respiración para la voz, vocalización y en cuanto a la guitarra sólo lo hago cuando quiero cantar y al menos cada vez que puedo, lo hago unas tres veces por día”.  “Me fascina agarrar mi guitarra y ponerme a cantar, componer algo, sacar nuevas canciones salir a la calle a tocar. Algo que he aprendido es que lo mejor que puede hacer uno es salir y tocar donde se pueda y así se abren puertas, siempre busco lugares donde tocar, suelo ir a boliches, a buscarme un laburito tocando. Qué mejor ganar tu dinero con lo que te gusta hacer, yo quiero ser un artista y cumplir mi sueño. Esa es mi meta, ser artista”, asegura.

Abel Pintos, el cantautor que inspira a Royé

 Royé Campero interpreta básicamente temas de Abel Pintos, artista con el que se identifica y se emociona cuando habla de él. Admira su versatilidad porque ha habido una evolución muy grande desde su primer disco que era totalmente folklórico, luego transcurrió por el rock y su último disco es totalmente romántico.
Campero ha intentado seguir los pasos de su artista, por eso, en casa reunión no amigos, un tema de Abel Pintos no puede faltan en su repertorio.