El futuro sostenible también depende de la cultura

Escrito por  IPS / FLORENCIA Oct 08, 2014

Los expertos internacionales que trabajan en el sector de la cultura piden a los gobiernos que reconozcan el papel fundamental que esta desempeña en el desarrollo y que aseguren su integración a los objetivos de desarrollo post-2015 de la ONU, que se discutirán el próximo año.

En el Tercer Foro Mundial de la Cultura e Industrias Culturales, que la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) organizó del 2 al 4 de este mes en esta ciudad italiana de Florencia, representantes de varios países discutieron los aportes de estas actividades con el “futuro sostenible”, a través del estímulo del empleo, el crecimiento económico y la innovación.
La Unesco señaló que el comercio mundial en productos y servicios culturales se duplicó en la última década y está valorado en más de 620.000 millones de dólares.
Aparte del aspecto financiero, la cultura también contribuye con la inclusión social y la justicia, según la directora general de la agencia, Irina Bokova, quien inauguró el foro.
“Creo que los países deben invertir en la cultura con la misma resolución que aportan a la inversión en los recursos energéticos, en las nuevas tecnologías”, declaró. “En un entorno económico difícil, tenemos que buscar actividades que refuercen la cohesión social, y la cultura ofrece soluciones en este sentido”, añadió.
Bokova dijo a IPS que el foro pretendía mostrar que la cultura contribuye con la “consecución” de varios de los objetivos de desarrollo, entre ellos acabar con la pobreza extrema, lograr la educación primaria universal y la igualdad de género, así como  la sostenibilidad ambiental.
Muchos gobiernos, sin embargo, no invierten lo suficiente en los sectores culturales o creativos.
Algunos países prefieren construir estadios deportivos que rara vez se utilizan, en lugar de apoyar a las artes, sostuvo Lloyd Stanbury, un abogado jamaiquino en el negocio de la música que participó en el foro de Florencia.