Observatorio Astronómico de Tarija vigila la basura espacial

Escrito por  ROBERTO PATIÑO / EL PAÍS EN Oct 17, 2014

Desde hace siete años, el Observatorio Astronómico Nacional se convirtió en parte de una red de “guardianes” que se dedican a la observación de la bóveda celeste para realizar un seguimiento de todo cuerpo cercano y potencialmente peligroso para la tierra como son los asteroides, meteoritos, cometas y basura espacial.

El director del Observatorio –que se encuentra en Santa Ana y depende de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho-, Rodolfo Zalles Barrera, detalló que la tarea principal es hacer un monitoreo permanente sobre la órbita geoestacionaria donde están ubicados todos los satélites que generalmente son de comunicaciones.
“Algunos de esos satélites han dejado de funcionar por alguna razón, por haber chocado, acabó su vida útil, etc. y se han producido bastantes escombros que no son controlados desde la tierra y estos pueden ser perjudiciales para los satélites activos o también algunos fragmentos, por atracción de la gravedad pueden llegar a la superficie de la tierra”, precisó.
La observación e investigación de objetos de origen artificial en órbitas cercanas a nuestro planeta se llevan a cabo desde el momento en que fue lanzado el primer satélite artificial, el “Sputnik I” por la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) el 4 de octubre de 1957.
Estas observaciones se realizaban con la finalidad de precisar los parámetros del modelo de movimiento, estudios dinámicos de estos aparatos y el perfeccionamiento de métodos astrométricos y fotométricos. Sin embargo, en ese entonces no se efectuaron investigaciones sistemáticas sobre el problema de llenar de basura cerca de la órbita terrestre en el espacio.

La Red
Tomando en cuenta el aumento del problema de la basura espacial, la Academia de Ciencias de Rusia, en febrero de 2001, encargó al Instituto de Investigación de Matemática Aplicada Keldysh de Moscú planificar y crear un centro de recolección, conservación, cálculo y análisis de la información de basura espacial, entonces con esta finalidad se organizó La Red Internacional de Observaciones Ópticas (ISON).
La Red ISON es un gran sistema internacional especializado en la observación de objetos espaciales y que continuamente se va ampliando, actualmente cuenta alrededor del mundo con 35 observatorios en 15 países, con 80 telescopios de diferentes aperturas (de 12,5 cm a 2,6 mts).
El trabajo es que a partir de las observaciones se pueda identificar cualquier objeto cercano a la tierra, determinar su comportamiento y, en algunos casos, prevenir posibles choques con otros satélites y entradas a la superficie terrestre.
“Por ejemplo, el año pasado cayó un meteorito en chile y produjo cierto daño. De alguna manera la red previene este tipo de hechos”, apuntó Zalles al recordar que actualmente el Observatorio Astronómico Nacional de Tarija, es parte de la red ISON y participa activamente en la observación e investigación de cuerpos celestes cercanos y peligrosos para la Tierra.
Otro objetivo principal del programa ISON es la investigación y observación de explosiones de rayos gamma (GRB). En octubre de 2009 se instaló el actual telescopio SIGMA ORI 25, con sistema óptico Hamilton, distancia focal 625 cm, con un campo visual de 3,3 x 3,3 grados y cámara digital CCD FLI PL 9000. Además, se instalará a corto plazo un nuevo telescopio de 25 cm tipo TAL 250 K para observar por efemérides objetos espaciales brillantes y GRB.

También se modernizaron los equipos astronómicos

 En la actualidad se llevó a cabo la modernización del telescopio Zeiss-600-2-AA, se modificó el sistema óptico en el foco principal del telescopio. Se instalaron engranajes y motores de paso en los ejes principales de la montura. Se instaló un sistema electrónico para el manejo y control del telescopio y de la cúpula. Con este telescopio está planificado llevar a cabo observaciones de basura espacial débiles, asteroides y explosiones de rayos gamma.