Compró muñeca sexual en forma de niña y fue detenido

Escrito por  INFOBAE Sep 03, 2017

Brian Hopkins, de 40 años, fue detenido en el marco de una investigación por pedofilia, 

luego de que se comprobara que había comprado una muñeca inflable del tamaño de una niña para satisfacer sus deseos sexuales.

En octubre pasado, el delincuente sexual había encargado online la compra a una firma de Hong Kong. Pero las autoridades de la Fuerza de Frontera del Reino Unido interceptó el paquete en el Aeropuerto Stansted. El envío tenía como destino la vivienda de Hopkins en Mannamead, Plymouth.

La vivienda del pedófilo había sido requisada por la Agencia Nacional del Crimen en noviembre de 2016 y en ella hallaron material de pornografía infantil, que confirmó las sospechas sobre la actividad ilegal. En su teléfono celular, además, encontraron cientos de imágenes de menores.

Durante un interrogatorio con las autoridades, Hopkins admitió que era el propietario de esas imágenes y de la importación de la muñeca sexual para tener relaciones con ella, pero se defendió indicando que no sabía que era ilegal.

Ayer la Corte de Plymouth lo sentenció a diez meses y dos años de prisión en suspenso y puesto en vigilancia durante diez años. Además, integrará el registro de delincuentes sexuales del Reino Unido. Permanecerá en su vivienda, según confirmó la Agencia Nacional del Crimen de ese país.

Un aumento en el número de incautaciones de muñecas sexuales con aspecto de niñas ha llevado a los investigadores a identificar a decenas de supuestos pedófilos de los que hasta el momento no se tenía conocimiento.

Casos similares

Andrew Dobson, de 49 años y natural de Wistaston (Crewe), fue encarcelado en junio con una condena de dos años y ocho meses. Se cree que este fue uno de los primeros juicios por importar una muñeca sexual de un menor en Reino Unido. El caso del exdirector de escuela David Turner se considera un importante referente sobre cómo pueden ser procesados este tipo de sospechosos.

Turner no pudo ser sentenciado el pasado lunes porque no se había preparado un informe anterior a la sentencia. El juez, Simon James, dijo que la importación de una muñeca sexual con apariencia de un menor era un “delito inusual”.