Imprimir esta página

Los liberales ganan las elecciones en Polonia

Escrito por  Jul 05, 2010

Varsovia/Agencias.- Los recuentos en Polonia siguen dando vueltas. El país está a punto de culminar una de las carreras por la presidencia más reñidas de sus 21 años de democracia.

Con un 95 por ciento de los sufragios comprobados, el candidato de la derecha liberal, Bronislaw Komorowski, es el ganador de la segunda vuelta de las elecciones. Acumularía el 52,63 por ciento de los apoyos, frente al 47,37 por ciento de Kaczynski.

Si se confirmara la victoria liberal, Polonia pondrá fin a una etapa en la que, juntos o por separado, los hermanos Kaczynski han estado presentes en la cúpula del poder del país centroeuropeo en los últimos cinco años.

El resultado aún es incierto. Los sondeos declaraban como ganador a Komorowski, de 58 años y candidato de la Plataforma Cívica (PO, derecha liberal). Tal es así que su rival, el ex primer ministro conservador Jaroslaw Kaczynski, salió a felicitarle poco después de difundirse las encuestas: "Tengo que empezar felicitando al ganador", dijo Kaczysnki, de 61 años, que agradeció el apoyo de sus simpatizantes en su lucha por la "vuelta de los valores y del patriotismo". Sin embargo, con el 50% de los votos escrutados, Kaczynski tomó la delantera en el recuento.

Las encuestas le daban entre el 51% y el 53% de los votos, mientras el aspirante de Ley y Justicia (PIS, derecha conservadora) se quedaba entre un 47% y un 49%. Jaroslaw Kaczynski era el hermano del último presidente, Lech Kaczynski, que falleció en un accidente de avión en abril pasado. Con el 21% de los votos escrutados la diferencia era mucho más ajustada: Bronislaw obtenía un 50,6% frente al 49,4% de su rival.

"Hoy ha ganado la democracia polaca", señaló Komorowski tras conocer la participación registrada en la jornada electoral, que superó el 56%, con lo que se ha rebasado la de la primera vuelta del 20 de junio. "Es importante que no fomentemos las divisiones, sino que trabajemos por la unidad", añadió.

La victoria de Komorowski allanaría el camino al Gobierno actual, liderado por su partido, para acelerar las reformas estructurales que, a su juicio, necesita el país, y que afectan a la sanidad, las pensiones, la administración pública y algunos sectores económicos. Además, el Ejecutivo necesita poner en marcha medidas de austeridad para reducir su déficit público por debajo del 3% (terminará el año en el 6,9%, según las previsiones) si quiere entrar en la zona euro. Polonia fue el único país de la UE que logró escapar de la recesión económica el año pasado.

Con un jefe de Estado de su parte, el Gobierno cuenta con un aliado teórico. La Constitución polaca establece un papel más representativo que ejecutivo para el presidente, cuyo poder reside en el derecho de veto de las leyes que aprueba el Parlamento, lo que en la práctica suele paralizar o ralentizar la acción del Gobierno.