Preocupa injerencia norteamericana

Escrito por  Jul 04, 2010

Lima, 3 jul (PL) La actuación clandestina del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos en Perú en operaciones de seguimiento a dos supuestos agentes de Rusia, motiva aquí expresiones de preocupación.

A la extrañeza manifestada al respecto por diversos comentaristas, como la periodista Rosa María Palacios, de Canal 4, se sumó la declaración del presidente de la Corte Suprema, Javier Villa, quien invitó tácitamente a la Cancillería a pronunciarse al respecto.

"Es un tema preocupante y delicado que una agencia de inteligencia extranjera haya hecho seguimiento y espionaje en Perú. Ese es un tema que, imagino, la Cancillería debe de estar estudiando", manifestó.

El magistrado hizo el comentario al ser consultado sobre la afirmación de la fiscalía norteamericana que agentes del FBI siguieron y filmaron en un país suramericano a la periodista peruana Vicky Peláez, detenida y acusada de ser parte de una supuesta red de agentes rusos en Estados Unidos.

Perú es el único país suramericano que Peláez y su esposo Juan Lázaro han visitado en las fechas del seguimiento, según un reporte oficial de sus desplazamientos internacionales. Lázaro, según la fiscalía, ha admitido ser agente ruso bajo otro nombre.

Villa señaló además que la Cancillería peruana tiene el deber de brindar ayuda legal a la periodista para que sean respetados sus derechos en el proceso abierto en su contra en Nueva York por ser supuestamente agente no declarada de un gobierno extranjero o por lavado de dinero

Por su parte, el presidente Alan García dijo ayer que su gobierno ha pedido a Estados Unidos respetar el derecho de Vicky Peláez al debido proceso y sostuvo que Lázaro se presentaba como "embajador de la subversión interna" de Perú en Estados Unidos.

Añadió que espera que la situación de Peláez se esclarezca en los próximos días, conforme avance la investigación y calificó de "impresionante y dramática" la confesión atribuida a Juan Lázaro.

Éste vivía en Perú como inmigrante uruguayo desde mediados de la década de los 70 del siglo pasado. Aquí estudió Periodismo y trabajó como fotorreportero, hasta que, tras casarse con Peláez, ambos emigraron a Estados Unidos en 1987.