Imprimir esta página

Detenido confiesa que trabajaba para Rusia

Escrito por  Jul 02, 2010

Washington/Agencias.- Uno de los sospechosos de haber espiado en Estados Unidos a favor de Rusia, identificado como Juan Lázaro, admitió ayer ante la Fiscalía de Nueva York que trabajó para los servicios de espionaje del Gobierno de Moscú y que no es uruguayo.

Lázaro, casado con la también detenida Vicky Peláez, una periodista peruana que trabajaba para El Diario/La Prensa, admitió que "Juan Lázaro no es su nombre real" y "no nació en Uruguay", y trabajaba para los servicios de espionaje ruso, que también pagaron su casa de Yonkers, según los documentos presentados hoy por la Fiscalía.

Como "acusado número 8, también conocido como Juan Lázaro", aparece el nombre del esposo de Peláez en los documentos de la Justicia estadounidense, que también señalan que "tras su detención el 27 de junio realizó una amplia declaración en la que admitió, entre otras cosas, que no nació en Uruguay".

"Aunque él (Lázaro) dijo que amaba a su hijo, ni siquiera por él violaría su lealtad al Servicio. Lázaro se negó a dar su verdadero nombre", se precisa en esos informes.

Vicky Peláez y su esposo, Juan Lázaro, de origen peruano y uruguayo, respectivamente y nacionalizados estadounidenses, fueron detenidos al igual que otras nueve personas el pasado domingo en Nueva York y otros lugares de EEUU por pertenecer a una supuesta red de espionaje en favor de Moscú.

A todos ellos se les acusa de blanqueo de capitales y conspiración para actuar como agentes de un gobierno extranjero sin informar al Departamento de Justicia, pero no tienen cargos por espionaje ni tampoco por haber obtenido material clasificado de este país.

Las pruebas

La fiscalía ha agregado en su acusación que Juan Lázaro admitió que éste "no es su verdadero nombre y que Peláez viajó a un país de Suramérica en 2000 y entregó, en su nombre, cartas al 'Servicio'", denominación con la que se refieren a los servicios de inteligencia rusos.

También se señala que "el 20 de febrero de 2002, después de que Peláez regresara de un viaje a un país suramericano donde recibió dinero del Servicio, se les grabó a ella y a Lázaro una conversación en la que hablan del dinero escondido en el equipaje de Peláez" y diciendo que ese dinero "era todo para ellos, para la casa".