La final incrementó venta de pulpos y cerveza en España

Escrito por  Jul 12, 2010

Agencias.- "¡Campeones, Campeones, oé, oé, oé!": España entera era una fiesta este domingo por la noche tras conseguir la victoria ante Holanda (1-0), imponiéndose por primera vez en su historia en la final del Mundial de fútbol, lo que desató la euforia en todo el país y elevó las ventas de cerveza y pulpos en todo el país, ya desde horas previas a la final.

Con bocinas de coches y trompetas, decenas de miles de jóvenes, casi todos con la camiseta de la selección, cantaban y bailaban en el centro de Madrid horas después del triunfo de la Roja blandiendo banderas españolas.

En una noche muy calurosa los bares vendían litros de cerveza y tinto de verano después de que la Cruz Roja hubiera atendido a varias decenas de afectados por las altas temperaturas por la tarde.

Madrid vivía una inédita e histórica fiesta nocturna preparándose para recibir a la Roja, que llegará por la tarde a la capital, donde desfilará en un autobús descapotable por el centro después de ser recibidos por el rey Juan Carlos y el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

"Ha sido un partido épico", "he sufrido como pocas veces", "pero lo de Iniesta ha sido espectacular", declaró a la radio cadena Ser, Rodríguez Zapatero, que felicitó al padre del jugador del FC Barcelona, donde juega el de Albacete.

"Tantas generaciones desde que soy muy pequeño han esperado ganar un mundial... y por fin eso ha llegado", celebró.

Esta victoria, en una España que atraviesa una dura crisis económica, con recesión y cuatro millones de desocupados "nos va a dar autoestima y confianza sin duda alguna. Nos vamos a levantar con fuerza", aseguró.

En el centro de Madrid, los petardos rojos iluminaron el cielo del "Fan Park", donde entre 150.000 y 250.000 hinchas, casi todos vestidos con la camiseta de la selección, agitaban miles de banderas españolas cuando Iniesta marcó el gol de la victoria durante la prolongación.

"¡¡¡¡¡¡¡¡Uaaaaa!!!!!", gritó la multitud durante más de dos minutos mientras se abrazaban y saltaban tras el gol de Iniesta.

"¡Viva España!" y "¡¡¡¡¡¡¡Yo soy español, español, español!!!!!!!!", coreaban en millones de hogares, bares y plazas de todo el país, que era un concierto inmenso de cláxones.

En Barcelona (noreste), no muy dada a ser fanática de la selección española, unas 75.000 personas estallaron de alegría ante la pantalla gigante de la Plaza de España.

"Estoy con el corazón al 200%, es una sensacion extraña, de alegría", estoy "super nervioso", confesaba Adolfo, un joven de 25 años.

En Madrid entre la afición destacaba una joven disfrazada de pulpo en honor de Paul, el cefalópodo alemán que predijo la victoria de España.

"Estoy muy orgulloso y muy feliz, ya creía que íbamos a penaltis", comentaba Raúl, de 18 años, que cree que ganar el mundial "es merecido después de la Eurocopa de 2008".

La ciudad de Pamplona (norte), en plenas fiestas de San Fermín, la victoria coincidió con el inicio de los tradicionales fuegos artificiales que se disfrutan cada noche durante los Sanfermines a las 23H00 (21H00 GMT), que iluminaron y atronaron la Plaza del Castillo, donde una multitud vestida de rojo y blanco presenció el partido.

En la ciudad de Valencia (este), la Cruz Roja rescató del mar a varios hinchas que se lanzaron al agua para celebrar el triunfo desde el puerto, donde miles de personas siguieron la final.

Y la aerolínea española Iberia anunció que tras la victoria de España, rebaja a la mitad todos sus vuelos a España y Europa durante el lunes.