Una luz al final del túnel

Escrito por  Ago 17, 2010

Análisis de BNA

Cuando finalizaba el año 2009, el portal especializado en temas energéticos Bussines News of América, BNA, había vaticinado que la situación del sector mejoraría en este año.

Al llegar a la mitad del periodo, los buenos augurios de BNA recuperan actualidad, porque varios de los indicadores que maneja señalan en la dirección prevista. Este es el mencionado análisis:

“El 2010 será un año positivo para las empresas energéticas luego de un 2009 en el que se vieron obligadas a reducir fuertemente sus gastos. Tras este período de reducción de costos debiera registrarse un resurgimiento de planes de inversión en la región, pero gran parte de ello dependerá de los precios y de la demanda mundial de energía. Cambios en la regulación de Brasil, elecciones presidenciales, el sostenido aumento del peso de China en la región, las regulaciones sobre las emisiones de carbono y los avatares del clima --con la presencia del fenómeno de El Niño-- también debieran jugar un importante papel en el sector.

La recuperación económica renovará la necesidad de crecimiento sostenido en el sector eléctrico, pero también provocará posibles crisis energéticas tanto en Venezuela como en Argentina, así como racionamiento en algunos otros países. La recuperación observada y la asociada actividad bursátil especulativa han tenido mucha incidencia en la recuperación del petróleo a US$75-80, pero la depreciación del dólar también ha jugado un papel importante.

De acuerdo con el economista experto en energía del Deutsche Bank Adam Sieminski, un dólar cada vez más depreciado podría llevar el petróleo a US$100, lo que impulsaría las exportaciones regionales pero posiblemente afectaría la recuperación económica. La volatilidad en los precios del petróleo y el gas en el último año ha hecho muy difícil para las compañías estimar de manera precisa la inversión, pero la nueva percepción de estabilidad las ayudará a establecer sus objetivos.

Se ha proyectado que el precio del petróleo para el 2010 será similar al actual: Bank of

America-Merrill Lynch proyectó US$85, la AIE anticipó US$75, un sondeo de Reuters estimó US$74, otro sondeo de Dow Jones estimó US$73, Deutsche Bank US$65 y la propia estimación de BNAmericas, US$ 74 (alcanzando US$78 a fines del año). Estos precios debieran ser lo suficientemente altos para impulsar nueva actividad de exploración, luego del éxodo de equipos de perforación del año 2009.”