“Vivir bien” vs. “vivir mejor”

Escrito por  Ago 13, 2010

José Félix Gutiérrez

Estas palabras que normalmente son muy repetidas en todo tipo de discursos ya sea de tipo social, político, económico e incluso cultural, adquieren ahora una connotación especial porque representan unos contenidos con mucha profundidad,

incorporan una forma de ver el desarrollo y plantean un objetivo de vida que está presente en la búsqueda de las personas, de los pueblos, de los países y del mundo, una búsqueda que está marcada por una serie de valores que diferencian a unos de los otros, valores que en la práctica se convierten en proyectos, en inversión y en obras que unas priorizan el vivir bien de todos y otras el vivir mejor de algunos. Un buen ejercicio, puede ser el investigar cómo ocurre esto en nuestra realidad.

En nuestro mundo, el planeta tierra que es el hogar de todos los seres vivientes, ha llegado el límite de sus posibilidades por el exceso de las acciones del ser humano que han priorizado la sobreexplotación de los recursos naturales para producir más, consumir más y vivir mejor, sin darse cuenta que esta carrera sin fin, nos lleva al desastre, al agotamiento, al desborde del orden natural, al desequilibrio de la naturaleza, que se manifiesta en exceso de lluvias, riadas, inundaciones, sequías, calentamiento del clima, contaminación, heladas, granizadas y otras muchas expresiones extremas que están azotando a muchos rincones del planeta con consecuencias desastrosas para la humanidad, que hunden a muchas personas en la miseria, de tal manera que la obsesión del vivir mejor de las grandes trasnacionales, trae consigo una mayor pobreza y desgracia de muchos seres humanos que están pagando tantas calamidades que están ocurriendo en el mundo actual.

En Bolivia, la filosofía del “vivir bien”, ha sido recogida de los pueblos indígenas y enriquecida por los avances de la ciencia y de la tecnología, es algo que ya está expresado en la nueva constitución política del Estado y también se expone en el Plan Nacional de desarrollo, es un desafío y una esperanza, es un camino a seguir y sin duda que da un gran salto teórico del pasado hacia el futuro; sin embargo, en la práctica todavía hay un gran trecho que recorrer porque la diferencia entre ricos y pobres se va agrandando, las medidas rentistas que aunque sí son pequeñas ayudas para los más pobres, todavía no hay una gestión económica que cree riqueza y de esa manera se pueda distribuir más y mejor en el País, todavía el “vivir bien” para mucha gente está lejos y el “vivir mejor” de las grandes trasnacionales sigue vigente, sin embargo ya está en el ambiente el desafío de una filosofía de vida más cercana al vivir bien de todos aunque para conseguirlo, el camino todavía es largo.

¿Qué ha pasado en Tarija, en su historia y en su momento actual? En Tarija ha dominado y gobernado desde el nacimiento de la Patria, un mismo bloque social, integrado por las élites económicas, sociales y culturales, que es el mismo bloque social que sigue gobernando hoy día y que ha priorizado un enfoque de desarrollo basado más en una serie de obras de infraestructura que benefician más a los que ya tienen mucho, es decir, que todas esas obras van a contribuir a el “vivir mejor” de muchas personas y familias que son las principales beneficiadas de piscinas olímpicas, velódromos, coliseos deportivos, mercados, carreteras y represas que nunca se acaban, puentes, centros de capacitación, obras de infraestructura que reconociendo que también son demandas y necesarias, no son la prioridad de un País y de una región donde la mayoría de las familias viven en pobreza y se necesita una serie de acciones prioritarias que van en otra dinámica para lograr el “vivir bien” de la mayoría.

Aportando algunas ideas y valores de lo que puede entenderse por el “vivir bien” en contraposición del “vivir mejor”, se puede decir que el vivir bien tiene que ver con priorizar la satisfacción de las necesidades básicas y elementales del ser humano como ser la salud, la educación, la vivienda, un trabajo digno, el apoyo y respeto a la cultura de los pueblos, la solidaridad entre los seres humanos y entre las diferentes comunidades y regiones, el respeto y cuidado de la naturaleza, manejando adecuadamente los recursos naturales, el fortalecimiento de las capacidades humanas, el ser más antes del tener más; mientras que el vivir mejor está más orientado hacia la ostentación, el lujo, el consumir lo más posible, el tener más sin importar el perjuicio que se haga a otros seres humanos o a la misma naturaleza, el priorizar los bienes suntuosos que van a utilizar unos poco en desmedro de los bienes necesarios para aquellos que todavía no los tienen. Todo esto nos plantea la necesidad de buscar y lograr una visión de desarrollo más orientada hacia el ser humano que hacia las obras de cemento que solo benefician a unos pocos.