Un grupo de civiles enfermos y heridos empezaron a abandonar el enclave rebelde sirio de Guta Oriental el martes, en el marco de la primera evacuación médica desde que comenzó una ofensiva masiva contra el territorio hace cerca de un mes.