Los cubanos acudían el domingo a las urnas para renovar el parlamento con candidatos avalados por el partido de Gobierno, en el penúltimo escalón de un proceso político que terminará en abril con la elección del primer líder en la isla que no se apellidará Castro desde la revolución de 1959.

El presidente cubano, Raúl Castro, llamó a dinamizar la inversión extranjera en la isla, la producción local para sustituir importaciones y a la austeridad para lograr el modesto crecimiento económico del 2 por ciento previsto para el 2017 y tras no alcanzar las previsiones para este año.