Una mirada indianista sobre la reelección del presidente “indio”

Escrito por  Saúl Flores Calderón* Dic 27, 2015

El indianismo, como una corriente político-ideológica que hace referencia al “indio” como un sujeto histórico y político, no puede estar al margen de los procesos políticos que atraviesa nuestro país. Es menester manifestar una posición clara y distinta sobre el proceso del referendo del 21 de febrero de 2016, pero desde una mirada indianista. Pues lo que está en juego en estos días, como también lo será después del referendo del próximo año, es la imagen del “indio”.
En este artículo manejaré el término “indio” para hacer una lectura indianista y trataré de evitar el término “indígena” del indigenismo que propugna el Movimiento Al Socialismo.
En esta coyuntura, la oposición y el oficialismo se unen consciente o inconscientemente para desacreditar y destruir la imagen del “indio”. La oposición, encabezada por los sectores criollomestizos, como también por algunos “indios”, busca derrocar al Presidente “indio” en el referendo del próximo año. Para tal objetivo se basan en discursos poco serios y nada creíbles. Por ejemplo, empezaron hablando de la defensa de la democracia, la defensa de la Constitución Política del Estado (es paradójico cómo la oposición que anteriormente rechazaba la Constitución ahora sale a la defensa de lo que antes impugnaba).
Entonces, como los discursos sobre la defensa de la democracia no han sido nada creíbles, la oposición se agarró de la corrupción y la inmoralidad de los “indios” en el caso Fondo Indígena. No hay día en que no hablen de los “inmorales indígenas”, como si nunca hubiesen visto tanto desfalco de dinero. Están penalizando al “indio” señalando que son los más corruptos de la historia. Este es un discurso “anti indio” bien planeado y ejecutado como en las épocas coloniales.
Por otro lado, los intelectuales blanco mestizos del oficialismo no se quedan atrás frente a las tácticas de la oposición de destruir la imagen del “indio”. De igual forma, estos se agarran del caso Fondo Indígena para capturar, sacrificar y enclaustrar indios en la cárcel. Considero que no está equivocado el ex dirigente Damián Condori cuando dijo, hace una par de semanas, que el caso Fondo Indígena ha sido una trampa para destruir a los líderes indígenas. En el fondo no sólo es la destrucción de líderes, sino la destrucción de la imagen del “indio”.
Por tanto, desde una visión indianista, considero que Evo Morales debe dar un paso al costado, aunque dudo que lo haga. Entonces, no queda más que optar por el NO el 21 de febrero, no porque detestemos a Evo, sino por resguardar la imagen del “indio”.
Se está empezando a destruir la imagen del “indio” con los dirigentes involucrados en el Fondo Indígena, después será el turno de Evo Morales. Considero que una gestión más de Evo Morales en el Gobierno será la caída del “indio” y de los “indios”, y la caída será catastrófica.
Es preferible recordar a Evo Morales como el gran líder de los “indios” y no como el peor gobernante “indio” de la historia. Tupac Katari dejó una buena imagen que hoy en día todos podemos recordar con orgullo, así también quisiéremos recordar al primer presidente “indio”.
Queramos o no, Evo Morales representa a millones de “indios”, si él cae, también caerán los “indios”. Es hora de que descanse y dé oportunidad a otros “indios”. No quisiéramos que quede en la memoria del pueblo una mala imagen, como pasó con Fernando Untoja y Víctor Hugo Cárdenas, hoy en día considerados como “indios traidores”, sin desmerecer el gran aporte que han hecho al campo académico.
*es sociólogo y miembro del MINKA