Imprimir esta página

Oliva aún confía en un crédito privado tras 10 meses de espera

Escrito por  JESÚS CARDOZO G./EL PAÍS EN Oct 14, 2017

La Gobernación del departamento de Tarija asegura que una vez cerrados los acuerdos económicos con los ministerios de Economía y Finanzas Públicas y de Planificación, luego se espera obtener el crédito de 700 millones de bolivianos de la banca privada para la región.

Esta información la dio a conocer el secretario de Planificación de la Gobernación, Karim Leytón, quien manifestó que la administración central aún confía en las autoridades nacionales para viabilizar el crédito de la banca para el departamento de Tarija, que fue solicitado a tres entidades bancarias de la ciudad hace más de 10 meses.
“Estamos en el momento de concreciones, hay una buena coordinación con el Gobierno nacional, hay un trabajo coordinado que realizamos tanto con el ministerio de Planificación como de Hacienda, y esperemos que en las próximas semanas se vayan concretando lo que ya hemos acordados entre ambas instituciones”, explicó.
El funcionario aseguró que existe mucho optimismo en la Gobernación en que los créditos se puedan concretarse este mes de octubre, con ello se prevé cancelar las deudas de obras y proyectos que se encuentran paralizados en la capital y la provincias. Al mismo tiempo se pueda reactivar la economía en la región para fin de año.
Paralelo a los créditos de la banca privada, la Gobernación gestiona recursos económicos de los fideicomisos que dispuso el Gobierno, también para obras y proyectos en plena ejecución, por lo que se espera concretar un buen monto económico hasta fin de gestión para el departamento, señaló Leytón.
El secretario de Gestión Institucional de la Gobernación, Rubén Ardaya, explicó en su momento que desde enero de 2017 gestionan ante entidades financieras privadas un crédito de 700 millones de bolivianos para cubrir una deuda de planillas que supera los 470 millones de bolivianos de diferentes proyectos a cargo de las secretarías, subgobernaciones y municipios.
Ardaya considera que es urgente el apoyo del Gobierno nacional en lo financiero a la región, caso contrario se vendrá a fin de año un colapso económico para las empresas, negocios, comercio, turismo y para la propia población que después será difícil de superar.
El miembro del Consejo de Ética de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Álvaro Baldivieso, indicó que la deuda que tiene la Gobernación del departamento de Tarija con los empresarios supera los 500 millones de bolivianos, situación que no permite reactivar la demanda laboral en la región.
Diferentes sectores de la ciudad de Tarija esperan que la situación económica de la región pueda cambiar hasta fin de año, caso contrario la crisis comenzará a cobrar factura a las autoridades departamentales y nacionales por la incapacidad de no poder resolver los problemas económicos, advirtió el dirigente de la Federación Departamental de Juntas Vecinales de Tarija (Fedjuve), Víctor Acero.
Según datos de la Cámara Departamental de la Construcción, hasta finales de 2016 más del 50 por ciento de sus afiliadas habían quebrado, ocasionando que centenares de trabajadores pasen a engrosar las filas del desempleo, situación que podría repetirse este año sino existe solución al problema económico.
Entre tanto, la Federación de Empresarios Privados de Tarija (FEPT) dio cuenta que el año pasado el 30 por ciento de los 14.000 afiliados a Fundempresa no habían renovado su matrícula; mientras que la dirigencia de Talleres de Metalmecánica indicaba que el 50 por ciento corrió la misma suerte.

Provincias piden ley para acceder a créditos

Los subgobernadores de los municipios del departamento, que tienen deudas por obras y proyectos desde el 2015, plantean a la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija y la Gobernación canalizar una normativa que les permita a las autoridades provinciales acceder a créditos nacionales y apoyo financiero del extranjero.
Esta solicitud la dio a conocer el subgobernador de Cercado, Jhonny Torres, quien manifestó que es necesario tratar este tema en la región con la finalidad de ayudar a las subgobernaciones.