Las fuerzas de seguridad británicas investigan el asesinato de un joven musulmán, quien murió tras ser acuchillado a la salida de una mezquita en las afueras de Mánchester, indica un reporte oficial.

Al menos 235 personas murieron el viernes en una mezquita en la volátil región del Sinaí cuando insurgentes detonaron una bomba y abrieron fuego contra los fieles que rezaban en el lugar, reportaron testigos y medios locales, en el peor ataque en la historia moderna de Egipto.

Miles de fieles musulmanes se abalanzaron el jueves al interior de la mezquita Al-Aqsa de Jerusalén y al menos 113 resultaron heridos por choques con la policía, luego de que Israel levantara las medidas de seguridad impuestas en el lugar tras varios días de violencia.

Israel quitó el martes los detectores de metales de la entrada de un sitio sagrado en la Ciudad Vieja de Jerusalén y los cambió por cámaras, con la esperanza de que la ola de violencia que se vive en la zona llegue a su fin, pero los palestinos dijeron que las medidas siguen siendo inaceptables.

Militantes de Estado Islámico destruyeron el miércoles la Gran Mezquita de al-Nuri de Mosul, célebre por su minarete inclinado, aseguró el Ejército iraquí en un comunicado.

Fuerzas especiales y policías iraquíes combatían el miércoles a militantes de Estado Islámico para acercarse a la mezquita de al-Nuri, en el oeste de Mosul, endureciendo su control alrededor del sitio clave en la batalla para recapturar a la segunda ciudad más grande de Irak, dijeron comandantes militares.