Ministerio de Quintana se queda con la custodia de los 10 caballos

Escrito por  JOSUE HEBER ACEBEY/EL PAIS EN Abr 22, 2015

A ocho meses de conocerse del ingreso de caballos desde la Argentina, la Aduana Regional Tarija determinó la adjudicación de diez equinos al Ministerio de la Presidencia, que está a cargo del ministro Juan Ramón Quintana. Los caballos ingresaron al territorio nacional de forma ilegal junto a otros 30 animales en agosto de 2014. Uno falleció recientemente y se desconoce el paradero de los demás. Producto de  ello se abrió una investigación en el Ministerio Público.

El director de la entidad aduanera, Paul Castellanos, aseguró que recientemente recibieron una certificación del Servicio Nacional de Seguridad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) que permite la adjudicación de los animales al Gobierno.
“Por norma está dicho que deben ser adjudicados los animales al Ministerio de la Presidencia, luego se debe establecer su devolución al país de origen, no pudiendo quedarse los animales en el país—manifestó Castellanos--. Estamos cumpliendo con el procedimiento interno y de ahí en adelante la titularidad pasa a manos del Gobierno, serán ellos quienes tomen la última decisión”.
Añadió que el Senasag, la Cancillería Boliviana y el Ministerio, están coordinando los trámites de restitución de los caballos, entre tanto la participación de la Aduana se cierra ahí. “Nosotros cumplimos y con ello cerramos el proceso por contrabando, haciendo la adjudicación—aseguró--. Hasta ahí llega la intervención de la institución”.
El jefe distrital del Senasag, Normando Solano,  indicó que como institución a un inicio del proceso se tenía dos alternativas en torno a los caballos que ingresaron de contrabando a territorio boliviano. Una de ellas era el sacrificio sanitario y la otra era la devolución al país de origen a través de las instancias superiores. Al final se optó por la última decisión que está en manos del Gobierno Nacional y del país vecino de Argentina, para saber si aceptan o no la devolución.
“Lo que hemos hecho como institución es emitir una certificación transitoria para dar curso a la adjudicación. Después de ello  se realizarán las colectas de muestras de acuerdo al requerimiento del Servicio Nacional de Sanidad Argentina (Senasa)—manifestó Solano--. Con ello estaríamos entregando una certificación definitiva de los caballos que aún permanecen en el territorio”.
En caso de requerirse pruebas sanitarias a los animales, estas podrían estar listas en el plazo de 72 horas, siempre y cuando estas sean realizadas de forma inmediata. Entre las posibles pruebas y en caso de proceder a la devolución de los equinos al país vecino. Está contemplada la infección equina, cuadro parasitológico, parásitos sanguíneos y hemoprotozooario.

Proceso por muerte
Desde la Aduana se anunció un proceso legal contra la empresa concesionaria Almacenera Boliviana S.A. en Villa Montes. Se les responsabiliza de la muerte de uno de los caballos que perdió la vida por desnutrición. Aparentemente no recibía el alimento necesario, al igual que los otros animales.
Se está analizando desde la parte jurídica de la Aduana la reposición del animal o en su caso el resarcimiento económico que está valorado en 2.800 y 3.000 dólares.
“Hemos dado en concesión a una empresa, si bien  hubo una atención y cuidado no fue el debido y lamentablemente murió uno de los animales—indicó Castellanos--. Estamos con un proceso administrativo y debe haber reposición del daño”.

Antecedentes del ingreso de los caballos

 En la tercera semana del mes de agosto de 2014, ingresaron ilegalmente 40 caballos a territorio nacional para participar en la feria Expo Chaco. Luego 11 de los animales  fueron encontrados en una hacienda privada, mientras que el resto desapareció.
El 29 de agosto el Senasag ordena la eliminación de 21 caballos, mismos que eran criollos y no de raza. Producto de esa acción se inició un proceso investigativo en la Fiscalía, y en la actualidad hay dos imputados.