IABSA y cañeros no logran acordar contrato de zafra

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/BERMEJO May 28, 2016

Con la mediación del subgobernador de Bermejo, Never Vega, se realizó una mesa de negociación entre el directorio de Industrias Agrícolas de Bermejo Sociedad Anónima (IABSA) y dirigentes de la Federación de Productores Cañeros de Bermejo (Feprocab), de la Federación de Cañeros del Sur (Fecasur) y de los cañeros independientes, destinada a concretar un acuerdo sobre el contrato de trabajo para la zafra 2016.

Sin embargo, las negociaciones  quedaron paralizadas debido a no existir coincidencias en lo referido a la modalidad y tipo de contrato.
Las dos propuestas de contrato que se contraponen son la de cooperación, por parte de los cañeros y la de contrato directo por parte de los ejecutivos. En la primera los cañeros ratifican un contrato de cooperación o vía participativa, pero ésta fue objeto de un rechazo  tajante.
Los cañeros se niegan a suscribir un contrato de pago directo de materia prima por  falta de garantías de pago. También ratificaron la demanda del  porcentaje de 1,36  quintales de azúcar por tonelada de caña.
Willans  Carrizo, el presidente de la Fecasur, señaló que los dirigentes  y bases del sector cañero en pleno no están de acuerdo con el tipo de contrato que propone el Directorio de IABSA que habla del pago de 1,30 quintales de azúcar por tonelada de caña, pero sería pago directo. El contrato –dijo- no establece convenio de cooperación o vía participativa, no cumple los requisitos mínimos  establecido por la Ley 307  Decreto 1554, donde se establece el porcentaje de azúcar que le corresponde al sector cañero, que demanda 62 kilos de azúcar por tonelada de caña a procesar en la presente zafra.
Carrizo  señaló que el contrato planteado por IABSA no establece en ninguna cláusula el convenio de coparticipación.
Frente a esta situación, no descartan otra reunión con el directorio de IABSA y su parte jurídica,  para definir el tipo de contrato a firmar, pero insistirán en un convenio vía participativa y descartan uno por pago directo, debido a la falta de garantías causada por la deuda de 33 millones de bolivianos que asfixia a la industria azucarera.
“Se deben subsanar aspectos jurídicos y establecer  claramente un contrato vía participativa de cooperación –dijo Carrizo-. También se debe definir el porcentaje de azúcar”. El dirigente cañero además descartó que  el inicio de la zafra esté condicionado  a la firma de  contrato de zafra.