El centralismo estrangula al MAS Tarija

Escrito por  Miguel V. de Torres/La Mano del Moto Ago 06, 2017

El MAS Tarija ha convulsionado, o está en proceso. Entre el Congreso campesino, el ostracismo de la AMT, el vuelco en la Asociación de Subgobernadores y el camino autónomo sin rumbo del Gran Chaco la estructura del oficialismo en Tarija no encuentra puntos de cohesión.

El problema, advierte uno de los viejos asesores del MAS en Tarija que ha visto como se han acomodado los nuevos asesores llegados de La Paz o de más lejos, es que la crisis si es real, se siente y el Gobierno de Evo Morales y Luis Arce Catacora no han sido capaces de dar soluciones concretas a problemas concretos.
La mayoría de los Subgobernadores de Tarija han decidido romper el círculo de la confrontación y buscar soluciones a sus problemas por la vía del diálogo político. Son cinco. Los otros tres son presidente, vicepresidente y secretario de la Asociación. Al margen quedan las autoridades del Chaco que ya pertenecen a su propio esquema de gestión y fiscalización.
Bartolomé López de El Puente, Eleodoro Jurado de Yunchará, Rufino Choque de Padcaya, Ariel Ortega de El Valle y René Valdez de San Lorenzo se han cansado de pedir al Gobierno por la vía política que arregle sus problemas y ante la negativa, han tendido la mano al Gobernador para hacer gestión. López, Jurado y Choque son la vieja guardia del MAS campesino y rural, leales al proyecto político original, pero que necesitan que alguien les ayude a pagar las facturas y Evo no está por la labor.
Entre los puntos más polémicos incluidos en el manifiesto que estos ejecutivos firmaron desconociendo a la triada conformada por Walter Ferrufino de O´Connor, Johnny Torres de Cercado y Never Vega de Bermejo y erigiendo coordinador a un peso pesado como Rufino Choque está el rechazo a la Ley del 8 por ciento, el proyecto que abanderó la Asociación de Municipios de Tarija en general y su presidente, el alcalde de El Valle Álvaro Ruíz en particular.
La Ley del 8 por ciento nació como una iniciativa política de doble objetivo, apalancar recursos en el presupuesto para garantizar contrapartes en programas nacionales y permitir así al MAS mostrar gestión junto al presidente Evo Morales restando protagonismo al Gobernador Adrián Oliva y pagar las deudas acumuladas en los tiempos en los que la unidad de proyectos concurrentes a manos del operador de Lino Condori Darío Gareca se convirtió en una máquina engrasada de cooptar voluntades.
La Ley se tramitó en la Asamblea bajo la protección del entonces presidente Willam Guerrero, si bien rehusó firmarla una vez que se habían evidenciado sus falencias y prefirió dejarlo en manos de su suplente. Después fue recurrida en el Tribunal y por defectos en su tratamiento y hoy duerme el sueño de los justos. La nueva presidenta de la Asamblea Departamental, Sara Armella, es consciente de que la Ley está mal formulada ahora que hay Chaco autónomo, pero sobre todo, sabe que es una Ley que resta en lugar de sumar, cierra alternativas de futuro y mete la mano en el bolsillo de los subgobernadores, que bastantes problemas acarrean ya.
Nadie dentro del MAS ha salido a defender a Ferrufino, ni siquiera él. Más al contrario, aquellos llamados y patrocinados por el Ministerio de Comunicación para ser los voceros en Tarija han escondido la cabeza. Hace dos semanas que el alcalde de El Valle, Álvaro Ruíz, no se prodiga por los medios de comunicación.
La incertidumbre sobre la continuidad del presidente Evo Morales está afectando también a las lealtades del partido en los departamentos. Particularmente en aquellos donde nunca se ha logrado ganar en las ánforas, como en Tarija. Hasta el momento, los ejecutivos subnacionales de signo contrario contaban con el presidente Evo Morales para impulsar los proyectos locales, pero durante los últimos años se ha evidenciado que no es suficiente.
La batalla entre los subgobernadores entre sí y con los alcaldes tiene también un trasfondo de continuidad. En el mismo municipio o saltando al nivel departamental, bien como Gobernador bien como asambleísta.
Walter Ferrufino y Álvaro Ruíz son los dos líderes que aspiran al liderazgo departamental dentro del MAS. Rufino Choque, Eleodoro Jurado o Never Vega llevan dos décadas ostentando el poder local; Bartolomé López esperaba más apoyo para crecer apegado a las bases; la alcaldesa de Yunchará, Gladys Alarcón, cumple ciclo como alcaldesa pero su aceptación general la postula más allá… pero no podrá ser subgobernadora…
Por si faltaba poco, el Congreso Campesino de este 2017 viene más caliente que nunca y amenaza con quebrar el hasta el momento movimiento más sólido que el quedaba al Movimiento Al Socialismo.
El problema, advierte el mismo asesor, es que once años después todo se sigue ordenando desde La Paz, además con mucho menos interés.