La proliferación de tiendas de ropa usada americana en el centro comercial de la ciudad provoca una competencia desigual con las que ofertan indumentaria nueva, nacional o importada, además poseen Licencia de Funcionamiento otorgada por el Municipio y el Número de Identificación Tributaria (NIT) de Impuestos Nacionales, que especifica “no emite factura”.