Investigación desnuda a las familias tarijeñas

Escrito por  ROBERTO PATIÑO / EL PAÍS EN Oct 23, 2014

Investigadores de la Universidad Católica Boliviana (UCB) en Tarija presentaron ayer el libro “Características de las familias tarijeñas desde las dimensiones vinculares”, y cuyo resultado devela los problemas que expresan los adolescentes a causa de las particularidades de los lazos cosanguíneos.

La presentación la realizó la directora del equipo de investigación, Shirley Carolina Valencia Camacho y que está integrado por las profesionales María Carolina Soto Montenegro, Alba Graciela Van der Valk Tavera y Alma Luz Forte.
En el acto estuvieron presentes el rector de la UCB de Tarija, Marco Antonio Limarino Cazón, El director académico José Loayza, el Ejecutivo Seccional de Cercado, Alfonso Lema Grozz y el director de Desarrollo Humano, Rodrigo Fuenzalida.
Valencia explicó de inicio que el trabajo se pensó para darle continuidad a una primera publicación que permitió desglosar los problemas más frecuentes que enfrentan los jóvenes de la urbe tarijeña y sus características generales y que es el seno familiar el lugar de resolución de esos conflictos.
Detalló que se abordó el tema desde los enfoques cualitativo y cuantitativo, y se desarrolló la complejidad de las familias en términos de parentesco donde elementos como, por ejemplo, el alcohol, la inserción de la mujer en el mundo laboral, etc. pone en tensión las relaciones internas.
La nueva investigación presentada ayer, da a conocer las características de las familias tarijeñas con al menos un hijo ó hija adolescente y su relación con los principales problemas identificados por los jóvenes y sus entornos familiares.
En este contexto, el documento presenta dos aspectos, por un lado la caracterización de las familias tarijeñas respecto a sus estructuras y sus dimensiones vinculares y, por el otro, el relacionamiento de los problemas de la juventud con las características de las familias.
La investigadora destacó que el libro está destinado a la comunidad tarijeña y a sus principales actores para que “puedan analizarlo, vean los comportamientos y realizar acciones para ayudar a las familias tarijeñas a volver a ese núcleo que tenían antes y ayudar a resolver los problemas por los que atraviesan los jóvenes”.
Por su parte, el rector Limarino Cazón, señaló que sus sentimientos están divididos. “Hay felicidad y regocijo porque estamos cumpliendo con nuestra tarea, esto contribuye a aportar para que las personas podamos, a través nuestras acciones y actitudes, contribuir al bien común y mejorar nuestra sociedad”.
Sin embargo, agregó que también siente tristeza porque hay una realidad innegable de la cual todos somos parte y todos somos responsables. “Y esto hay que cambiar”. Subrayó que el “desencuentro entre ambos sentimientos permite la reflexión y es que cada uno de nosotros, a través de aceptar esto, debe superarlo porque es un reto más en la vida de la personas y de las instituciones”.
“El objetivo que todos perseguimos es el mismo, el bien común, el bienestar, ser felices. Este tipo de cuestiones nos deben animar y motivar para que actuemos en consecuencia y, más allá del sentimiento de tristeza, a partir de aceptar esta realidad, el desafío nos va a permitir como universidad apoyar para que este tipo de cuestiones se solucionen y eso en definitiva debe quedar en cada uno de nosotros”.
Según el resumen ejecutivo de la obra, la importancia de la investigación radica en apreciar diversas realidades familiares desde un acercamiento científico y aporta un amplio panorama de información sobre una temática poco estudiada en Tarija y necesaria para la planificación de políticas públicas.
El enfoque de la investigación considera una estrategia que permite una mirada más compleja a esta realidad y también sienta las bases para futuras investigaciones que profundicen el análisis de las características y el entorno en la cual se desenvuelven las familias tarijeñas.