Ecuatorianos pasean su música por toda Tarija

Escrito por  Roberto Patiño / El País eN Oct 25, 2014

En una placita al frente de la Catedral se escuchan melodías conocidas y otras no, la gente se aproxima, algunos temas como Let it be o Yesterday mezclados con san juanitos o clásicos latinos como el Cóndor Pasa, interpretados en zampoña y quenas, son Wayra, Inti y Yaku, ecuatorianos itinerantes que viajan y viven de su música.

Wayra es el nombre artístico de Giovanny Morales, el mayor del grupo que viaja con su hija de no más de 10 años, y cuenta que empezó a tocar las zampoñas, quenas y flautas de pan desde los 12 años, se integró a grupos musicales, posteriormente empezó a viajar  y ya no dejó de hacerlo.
Sus compañeros de viaje, Inti (Alfonso Castañeda) y Yaku (Jimmy Castañeda) lo acompañan en esta aventura que es recorrer todo el territorio latinoamericano, estuvieron en Chile, Perú, ahora Bolivia y luego se dirigirán a Argentina, Paraguay y Brasil.
“Somos músicos desde los 12 años y estamos haciendo una gira, ahora por toda Bolivia, con nuestra música andamos por todos los países. Pretendemos recorrer toda Latinoamérica. Ahora venimos de La Paz, Oruro y de aquí nos vamos a Potosí y de ahí veremos”, cuenta Wayra. Recordó que su primer viaje fue a Alemania cuando tenía 15 años, ahora que llega a más de 35, es una forma de vida que lleva. “La vida de nosotros es andar con la música, sólo con la música”, cuenta mientras observa a su hija vender los discos compactos que venden para financiar sus viajes y estadía en los lugares a los que llegan.
“También vendemos artesanías, pero ahora que estamos de paso las mandamos al Brasil, no lo llevamos con nosotros”, cuenta mientras se quita un elaborado penacho de plumas que complementa su vestimenta, colorida y llena de flecos, con bordados artesanales en el pecho, muñequeras trenzadas y pantalones de piel.
Si bien viven viajando durante el año, vuelven a su lugar de origen luego de unos seis meses. Proceden –cuenta- de un lugar llamado “Shauras”, casi frontera con Colombia y donde la ropa que visten es la tradicional de esa región.
En cada lugar que visitan no suelen quedarse más de cinco días. Partirán el lunes pero, antes agradeció a la población tarijeña por el buen trato que recibieron, “la gente es muy amable, nos han acogido bien con nuestra música, es muy tranquilo estar acá”, finalizó.