Schubert será el examen de la Orquesta Sinfónica de Tarija

Escrito por  ROBERTO PATIÑO / EL PAÍS EN Oct 29, 2014

Un total de 52 jóvenes músicos comprendidos entre los 14 y 23 años representarán a la región en el certamen que se llevará a cabo en Santa Cruz a fin de año. Los ganadores se llevarán 42 mil bolivianos como premio

La Orquesta Sinfónica Juvenil de Tarija deberá interpretar el primer movimiento de la sinfonía número ocho, “La Inconclusa” de Franz Schubert como una prueba que le permita acceder a la final del II Concurso Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles a realizarse en Santa Cruz en diciembre, informó el profesor de música Humberto (Beto) Martínez Echazú.

El concurso es una iniciativa de CAF –banco de desarrollo de América Latina-, que desde 2013 se realiza anualmente con el objetivo es premiar e incentivar a orquestas juveniles que promuevan la inclusión social de niños y jóvenes de escasos recursos, a través de la enseñanza musical de excelencia. Ese año resultó ganadora la representación tarijeña.

Fases

Según Martínez, la Orquesta Sinfónica de Tarija pasó por las fases iniciales que supone participar en el certamen. El primer paso fue estar entre las ocho inscritas y supuso enviar la ejecución de una obra en video y audio de la Marcha Húngara (de la condenación de Fausto) de Héctor Berlioz.

“Hace más o menos un mes que enviamos la grabación de la obra. No estuvo perfecta porque apenas tuvimos una semana de ensayos y la armamos un día antes de ser enviada por lo que no era una interpretación prolija, pero ahí estamos”, contó Martínez.

Luego, fue la formación de los directores de las ocho orquestas semifinalistas y por Tarija participó Carlos Cox Hoyos. El curso fue dictado por el profesor venezolano Borgan Ascanio y se realizó entre el 22 y el 28 de octubre.

Este taller especializado en dirección orquestal constituye el primero de los premios por ser parte de la competencia. El objetivo fue ofrecerles nuevas herramientas y apoyarlos a perfeccionar las técnicas para mejorar la formación de los jóvenes que integran las agrupaciones musicales participantes.

Actualmente se encuentran en una segunda fase en la que preparan la Sinfonía en si menor, D. 759, de Schubert, que fue compuesta en 1822 y descubierta varios años después de la muerte del compositor. Se le atribuye clásicamente el nº 8, pero en las numeraciones actuales es la nº 7. El nombre de Inconclusa se debe a que sólo consta de dos movimientos, aunque nada demuestra que Schubert pensara hacer el resto, con lo que la obra estaría completa.

En esta etapa, la Orquesta será evaluada en vivo porque el jurado visitará a los participantes en sus lugares de origen entre el 8 y 13 de noviembre en una actuación que será pública. Clasificarán cinco finalistas que recibirán un taller de formación orquestal impartido por maestros del Sistema de Orquestas de Venezuela, durante cinco días en Santa Cruz.

Además participarán en un concierto magistral abierto al público que se efectuará en el Hotel Los Tajibos en el mes de diciembre donde serán escogidas las dos orquestas ganadoras, una en la categoría de orquesta sinfónica y la otra en la categoría de orquesta de cuerdas.

elAPUNTE

Criterios de evaluación para cada una de las fases

Afinación. Vibración sonora basada en la nota LA, 440Hz ó 442Hz para relacionar la misma con todos los grados de la escala.

Balance. Relación sonora equilibrada entre los elementos que constituyen la estructura musical.

Fraseo y Articulación. Unidad métrica que tiene un sentido musical y que se hace entendible (articulación) en la claridad de la transición de un sonido a otro.

Flexibilidad y Expresividad. Capacidad de modelar el lenguaje sonoro para transmitir, comunicar, crear emociones. Elemento musical que depende de la respuesta personal que varía según los intérpretes.

Coherencia en el Discurso Musical. Relación lógica entre las diferentes estructuras sonoras que hacen inteligible la obra musical.

Precisión. Exactitud en la lectura de la partitura musical en relación a la obra escrita por el compositor.

Inclusión social. Evaluar el trabajo que realiza la orquesta para mejorar la calidad de vida de su comunidad. Se tomará en consideración: el perfil socio‐económico de la población atendida, la ubicación geográfica, la existencia de programas de apoyo escolar/tareas dirigidas a los integrantes de la orquesta, el trabajo con las familias, interrelación con otras instancias de la comunidad (alcaldía, escuela, iglesia).