Un investigador descubre base de la estética Tiwanakota

Escrito por  ROBERTO PATIÑO / EL PAÍS EN Oct 29, 2014

“El significado que tiene el círculo es el equilibrio que debe existir en nuestro entorno, y al existir equilibro se genera armonía y ese es el mensaje estético”

Luego de varios años de estudio e investigación, el artista plástico Willy Eduardo Cortés Hemgler descubrió que, de manera similar al numero de oro 0.618888 griego, las culturas americanas desarrollaron una constante 0.466666 que define a la circularidad como un modelo estético expresado, por ejemplo en las construcciones y expresiones artísticas de Tiwanaku.

Cortés le dedica un libro a este tema para mostrar los resultados de sus más de 30 años de investigaciones estudiando las simetrías de la cultura de Tiwanaku y cuyo objetivo principal es dar a conocer la existencia de un orden que existió en América antes de la llegada de los conquistadores.

Orden

“Este orden esta basado en la circunferencia, que es un orden armónico y equilibrado que se refleja en el sistema solar y en los átomos. Resulta que la constante que sale de la circunferencia, haciendo un cálculo matemático nos da el 0.46666, que encontramos en toda la producción que hizo Tiwanaku, también en la producción que se hizo en América, desde Tierra del Fuego hasta Alaska”, explicó a El País eN.

Puntualizó que esta constante la encontramos en lo monumentos mas importantes de América latina, en la Huaca del Sol en el Perú, en las pirámides de Akapana y el Pumapunku, en Kalasasaya, en el templete semi subterráneo y en la Puerta del Sol, que son ejemplos claros de la utilización de este número para otorgar una estética simétrica a esas construcciones.

“El significado que tiene el círculo es el equilibrio que debe existir en nuestro entorno, y al existir equilibro se genera armonía y ese sería el mensaje estético que hay en esta figura geométrica”, detalló el investigador tarijeño.

De acuerdo a Cortés, la totalidad que nos rodea a occidente esta constituido y condicionado por el numero griego Phi que tiene un valor de 0.6188888 y que genera el rectángulo de oro, llamado así porque se encuentra en toda la creación estética de la naturaleza y de la creación artística. La forma geométrica resultante es considerada como un elemento de belleza y por lo tanto una medida de la perfección

 Sin embargo, Cortes descubrió en sus investigaciones que la cultura de Tiwanaku dejó diseños de gran perfección y alta precisión en sus construcciones de piedra y sus productos elaborados en cerámica con un patrón estético diferente al de los griegos y que tiene un valor de 0.46666 que nace de la circunferencia.

Según el intelectual, el empleo de este recurso condicionaría al ser humano a buscar el equilibrio en la relación con los otros seres humanos dejando de esa manera un legado al mundo como mensaje de paz y esperanza para el futuro.

Cortés dictó varias conferencias en las universidades y entidades relacionadas al tema como Universidad Técnica de Oruro, el Colegio de Arquitectos de La Paz, la Sociedad de Estudios y Patrimonio Cultural de La Paz, la Universidad de San Andrés, la facultad de arquitectura de la Universidad de San Simón de Cochabamba, y en distintos Institutos Superiores de Artes Plásticas del país.

El resultado de sus trabajos investigativos recibieron buena acogida por parte de los intelectuales y estudiosos de la arqueología boliviana, además de revistas especializadas en estos temas.