Imprimir esta página

Joven escritora presenta poema a Bruno Racua

Escrito por  Roberto Patiño / El País eN Nov 07, 2014

Con motivo de conmemorarse el 11 de octubre la Batalla de Bahía (aniversario patrio de Pando), en los inicios de la Guerra del Acre, Rita Galeb Espinoza, leyó ese día su poema “Crónica de una Flecha Incendiaria”, como un homenaje al héroe de la etnia Tacana, Bruno Racua.

Rita Galeb nació en La Paz el 20 de julio de 1997. Estudia en el quinto de secundaria del Instituto Americano de Cobija. En marzo de 2013, ganó un concurso literario organizado por el Mercosur. En junio pasado, formó parte de la “Ruta del Quetzal”, evento turístico organizado por el banco español Bilbao-Vizcaya.
A Racua se lo recuerda cada 11 de octubre, al conmemorarse la Batalla de Bahía, en los inicios de la Guerra del Acre. El 10 de octubre de 1902, un numeroso contingente de soldados brasileños se enfrentó con la legendaria “Columna Porvenir”, integrada por un puñado de patriotas organizados por el “rey de la goma”, Nicolás Suárez.
Luego del combate inicial, ambas fuerzas se atrincheraron en las márgenes del arroyo Bahía, para descansar durante la noche. Sin embargo, al amanecer del 11 de octubre, un grupo de flecheros, al mando de Racua, disparó sus flechas con fuego con las que incendió el campamento brasileño, originando la fuga de los invasores.

CRÓNICA DE UNA FLECHA INCENDIARIA

Autora: Rita Jael Galeb Espinoza
Poderosa!!!
… esa era la palabra que se encontraba dibujada en mis llamas,
que osadas se enfrentaban al silencio del momento.

Era 11 de octubre y resultó que una flecha, una simple flecha como yo
se encuentra sostenida por Bruno, Bruno Racua!
La seguridad con la que me sostiene, me dice que es el comienzo del fin,
O quizás, el comienzo de un mejor final?
fragmentos de segundos inmortales se grabaron en el tiempo.

Jala el arco, apuntamos, un suspiro y salgo disparada,
cortando el viento, quemando el destino
Son mis últimos segundos de existencia,
Cada vez me acerco más al objetivo, tres, dos, uno… Luz!!!

112 años después del impacto mi luz sigue aquí!
La flecha incendiaria de don Bruno Racua, no terminó allí, entre mil pedazos de municiones, no!.
Esta flecha recorrió años de historia, llevando con ella todos los recuerdos
de los que un día fueron y de pronto dejaron de ser,
lleva consigo gritos de guerra,
lágrimas de un adiós
Lleva la esperanza de un pueblo, con sangre de sol!!!
… Hoy quería contar parte de su historia.