La Defensoría revela “El arte de manejar conflictos”

Escrito por  Roberto Patiño / El País eN Nov 07, 2014

Los problemas sociales son espacios en los que se articulan y se expresan intereses  demandas y reivindicaciones que generan o pueden generan tensiones y no pueden asumirse como anomalías sociales o procesos negativos en sí mismos y que deben ser abordados de manera particular, ese es el sentido de la obra “El arte de manejar conflictos”.

El documento, que pretende ser una guía de orientación para la intervención y gestión de los problemas sociales que suelen generarse a partir de demandas sectoriales, fue presentado ayer por el jefe nacional de la Unidad de Prevención de Conflictos dependiente de la Defensoría del Pueblo, Gregorio Lanza.
El evento contó con la presencia de la representante del Defensor del Pueblo en Tarija, Gladys Sandoval, la presidenta nacional de la Asamblea de los Derechos Humanos, Yolanda Herrera, además de representantes de la Gobernación, Central Obrera Departamental, Federación Universitaria Local, del Comando Departamental de la Policía y dirigentes de organizaciones sociales.

Intervención
Según Lanza, desde el inicio de su trabajo, la Defensoría del Pueblo ha intervenido en los más grandes conflictos que se presentaron en el país y en la mayoría de los casos su aporte ha sido fundamental para gestionar el diálogo y la concertación entre las partes y sobre todo para evitar la vulneración de derechos humanos en escenarios de alta violencia.
Apostar a la concertación y el diálogo para la solución de problemas es el consejo que brinda el libro, el cual consta de cuatro partes: la primera es el protocolo de atención y gestión de conflictos sociales de la Defensoría del Pueblo, la segunda se denomina el arte de manejar conflictos, la tercera proyecto de post conflicto y cultura de paz implementado en Caranavi y Mallku Khota, mientras que la última parte se refiere a los conflictos emblemáticos.
Lanza explicó que una gran parte de los conflictos tienen su raíz en las demandas de los sectores sociales y que los que detentan el poder no siempre pueden encarar.
“La Defensoría del Pueblo interviene en los conflictos porque en ellos se vulneran los derechos, en todo proceso de tensión, cuando ya el conflicto empieza a escalar, sale la gente a las calles, la policía echa gases, hay gente que es apresada, entonces se empieza a vulnerar derechos, y los que más sufren son los niños, niñas, mujeres y personas de la tercera edad”, manifestó Lanza.
Por su parte, Herrera sostuvo que a través de este documento se quiere mostrar el trabajo que ha hecho el Defensor del Pueblo frente a los conflictos sociales en Bolivia y que plantea experiencias para tener mejores elementos y mecanismos para intervenir en ellos, más aun cuando existe violencia de por medio.
Según el texto introductorio del libro, el protocolo de atención de conflictos de la Defensoría del Pueblo pretende ser una guía para los servidores y servidoras de la institución y también puede ser un modelo a ser utilizado por otras entidades del Estado, de la sociedad civil o de los movimientos sociales.