Diputado pide que no haya obispos extranjeros

Escrito por  ANF / La Paz Nov 15, 2014

Porque supuestamente impondrían criterios ajenos a la realidad boliviana en el seno católico, el presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío (MAS), exigió ayer viernes que en el interior de la Iglesia Católica no existan obispos extranjeros. Las críticas a la Iglesia surgen tras el pedido de la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) para que el Gobierno sustente las obras sociales de la Iglesia, debido a que estarían supliendo el rol del Estado.

“Yo como ciudadano boliviano, como diputado electo yo exigiría además a la Iglesia Católica a que todos los obispos en todo el territorio boliviano sean nacionales, sean bolivianos, no tendrían por qué haber obispos extranjeros en ninguna parte del país”, manifestó Elío en breve rueda de prensa.
Además, el titular de la Cámara Baja pidió a la Iglesia Católica transparentar sus cuentas, incluso exigió el pago de impuestos por la realización de las celebraciones eucarísticas. Para el jefe de bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) en Diputados, Pascual Huarachi, habría que evaluar la situación de los obispos extranjeros en el país para ver si tienen algún tipo de injerencia en asuntos políticos.
Al respecto, la jefa de bancada de Convergencia Nacional (CN) en el Senado, Centa Rek, sostuvo que el MAS tiene un doble discurso, porque por un lado pide la exclusión de obispos extranjeros en Bolivia, cuando al interior del Gobierno existen asesores cubanos y venezolanos.
“Primero preguntarle al presidente de la Cámara de Diputados por qué tiene asesores cubanos y venezolanos ocupando incluso lugares importantes dentro de lo que es el aparato de Gobierno (…). No puede ir (el presidente Evo Morales) a Roma a visitar al Papa con bombos y platillos, hacer ver que le interesa y por otro lado aparecer con golpes bajos”, señaló Rek.
Por su lado, el diputado electo por Unidad Demócrata (UD), Amílcar Barral, señaló que el Gobierno es “hipócrita”, porque demuestra una doble moral, primero al reunirse el presidente Evo Morales con el Papa Francisco diciendo ser católico, cuando en el país cuestiona a la Iglesia Católica.