Los 25 años de “Pepe Trueno” robando la sonrisa de los niños

Escrito por  ROBERTO PATIÑO / EL PAÍS EN Dic 03, 2014

El trabajo de animador infantil es una cosa de corazón, señaló “Pepe Trueno”, animador infantil con más de 25 años divirtiendo a los niños en sus cumpleaños a través del grupo que creó denominado “Farolito”. Aparte del disfraz, no utiliza elementos adicionales más allá de su carisma y su juego corporal.

Su verdadero nombre es César Augusto Siles Torrez y es el vicepresidente de la Asociación Tarijeña de Animadores Infantiles (ATAI). En conversación con El País eN subrayó que si este trabajo no viene del corazón y la persona  no lo tiene dentro se convierte en comercio. Criticó que muchos animadores sólo lo hacen como una manera de lucrar y comerciar con esta profesión.
“En nuestro grupo de Farolito somos solamente animadores infantiles. Somos 12 payasitos, tres varones y nueve mujeres. Los niños son mi vida. Es una cuestión de corazón y al ser así, a esto se añaden dos cosas adicionalmente: solidaridad y responsabilidad con los niños”, subrayó.
Cuando es contratado para una animación por la mañana, su trabajo empieza a las 06.30, de ahí una buena alimentación que es necesaria porque en la Asociación se determinó no consumir alimentos en los cumpleaños por el respeto a los anfitriones y luego una buena ducha porque, “es importante ir aseaditos”.
Luego viene el momento de la caracterización y el maquillaje en casa porque considera que es importante llegar a la casa del niño que cumple años como un payasito y también salir como tal. En principio se entabla la relación con el cumpleañero que es lo fundamental y sigue la fiesta.
“Todo es una cuestión de comunicación, muy interna, de corazón, mi voz no cambia mucho cuando les hablo a los niños les hablo con el corazón y entonces entablamos una relación de juego, ellos buscan el chiste en el payaso, nosotros no hacemos representaciones, sketch cómicos o entradas, jugamos con los niños” apuntó.
El grupo se dedica más al juego en conjunto con la participación de todos los niños, Este año tuvo dos consignas: Dios y la familia por lo que inician su participación, sean de la religión que sean exhortando siempre que den gracias al Todopoderoso. “Y a los papás, lo mismo”.
“Dedicamos un tiempito al juego papas- niños para que tengan contacto, porque sabemos que toda las semana están trabajando, entonces cuando están con sus hijos tratamos que estén en contacto real familiar, que se toquen”, señaló Pepe Trueno.
Explicó que tienen una rutina que no ha variado desde que empezó porque le funciona. En una primera fase trata de mantener al niño en la niñez, se baila “arroz con leche”, “lobo lobito”, “la farolera” y todas las rondas para niños.
En una segunda parte, se aplican los bailes de moda que le gustan al niño, por ejemplo el “siguiriribum” y una tercera parte se trata de establecer la relación de papas con los niños y se hacen juegos compartidos. Finalmente el tradicional Happy Birthday. Todo el evento dura unas tres horas.

Cómo empezó
“Todo comenzó en 1984 cuando llegó el teatro la puerta de La Paz, donde el maestro Raúl Beltrán y Adrián Araníbar y el maestro de danza y teatro Oscar Suárez -ya fallecido-. Llegaron para hacer un taller. Paradójicamente mis hermanas me pagaban para ir a ese taller, querían que las acompañe, querían que asista. Tenía 22 años”,  cuenta Pepe Trueno.
Posteriormente, añade, se presentó una oportunidad en la GTZ, que solicitaban un dramaturgo para realizar obras sobre la erosión en Tarija. Ganó el premio para hacer las obras. Estuvo tres años con esa Organización No Gubernamental (ONG). En ese tiempo empezó a dictar la asignatura de teatro en la Escuela Municipal de Música. Ya para esas fechas nació el Teatro de Títeres “Farolito” con el maestro Andrés Gaona, que vino de Salta, Argentina.
“Por 1986, a raíz de una solicitud de una colega de trabajo, me pidió animar la fiesta de cumpleaños de su hija, porque tenía una relación del teatro con el payaso, y ahí nace Pepe Trueno y se fue desarrollando la cosa, me dediqué solamente a la cultura, me dedique a la producción de varias obras, tanto en dramaturgia como puesta en escena, en Dirección tengo 78 horas y unas doce escritas, todas relacionadas al acervo chapaco. Así empezó todo”, contó.
Es autor de las obras teatrales  costumbristas, “Le creo o no le creo”, “La segunda guagua”, “Ta’ tuito un chenko”, “Ta’ churo tuito esto”, “La Lindaura”, eso le dijo la rata al queso”,  “El y ella”, etc.
También de las farsas para títeres, “Jugo de tomate frio”, “El pirata mete pata”, “El cumpleaños de Juancito”, “El cuento del tesoro”, “El duendecillo Primavera”,  “El pájaro revolucionario” (adaptación).

El recorrido del animador infantil desde el año 2012

César Augusto Siles Torrez  fue: Presidente del Consejo Departamental de Culturas.
Asistió al IV Encuentro nacional de Consejos de Culturas Sucre 2012. Realizó el montaje de la farsa de títeres “La calle de los fantasmas”, Javier Villafañe (Argentina)
Hizo el taller de títeres en invierno para niños, patrocinado por la Casa de la Cultura de Tarija.
Participó en el 1er encuentro tarijeño de teatro con la obra “Un cuento, una poesía ...Oscar Alfaro”.
Efectuó talleres de títeres y cuentacuentos en Yacuiba (Prov. Gran Chaco) y Ciudad de Tarija (Prov. Cercado)
Desde 1985 a 2012 dirigió el Conjunto Artístico “El Churqui”
Desde 1986 a 2012 dirigió el Teatro de Títeres “FAROLITO”
Del 2001 al 2012 trabajó en la productora de artes audio – visuales “El Churqui”.