Cajita de Arte, un proyecto social en la Feria del Libro

Escrito por  CESAR CUEVAS/EL PAÍS EN Jun 29, 2017

La Feria del Libro no es sólo escenario para la exposición de libros, revistas u otros productos de imprenta, sino que además cuenta con espacio para el arte y las iniciativas de apoyo social. Ese el caso del proyecto Cajita de Arte que se instaló en la feria para mostrar los resultados de su trabajo con niños del área rural y de paso colectar libros para armar su biblioteca.

 

En la feria
Desde el inicio de la muestra el sábado, la gente del colectivo Cajita de Arte cuenta con un puesto en la IX Feria del Libro que se desarrolla en el Centro Cultural Salamanca hasta el domingo, para promocionar las actividades que ejecuta el proyecto y a la vez recaudar fondos. El grupo recibió el apoyo de la Cámara Departamental del Libro Tarija (CADELTA) que facilitó un espacio a los organizadores.
Cajita de Arte es un proyecto que da un espacio de apoyo escolar, psicológico, social y artístico a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social. Anteriormente, el proyecto trabajaba desde la comunidad de Coimata pero ahora se ha trasladado a La Victoria donde cuentan con un espacio para albergar a más de 300 niños. “Tenemos bastante trabajo por hacer con estos chicos y muchas ganas de seguir adelante”, explica Jimena Montoya, directora del proyecto.
Es así que en la feria Cajita de Arte está exponiendo para la venta varios de los suvenires producidos por los niños y adolescentes que participan del proyecto, con precios bajos desde los cinco bolivianos inclusive. Los trabajos fueron realizados en las clases de  artes plásticas que da a los niños el colectivo, la mayoría de los cuales se quedan con sus creadores, mientras que otros son donados para la venta. Los fondos generados por la venta de estos suvenires se usan principalmente para comprar los materiales necesarios para que los chicos sigan trabajando.
Además, se tiene un punto en el que los asistentes pueden donar un libro al proyecto para que éste cuente con una biblioteca que beneficiará a los niños.

El proyecto
Debido a la cantidad de niños y adolescentes con los que trabaja Cajita de Arte, sus integrantes deben realizar varios turnos para atender a todos en el transcurso toda la semana, pero aún así la buena voluntad se ve restringida por límite de las propias necesidades que tienen los voluntarios.  “Comenzamos con dos personas y ahora somos más de diez, pero seguimos buscando ayuda, porque a veces tenemos que desdoblar el tiempo para abastecer a todos los chicos, aunque lo hacemos porque nos gusta”, explicó Montoya.
Por el momento, la directora del proyecto informó que se firmará un convenio con el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) a fin de obtener fondos para becas alimentarias, para el encargado de la administración y cocina del centro. “Esto es algo que no cubre el total pero que ya significa mucho para nosotros, pues es un paso que estamos dando”, manifiesta.
Sin embargo, también indica que a pesar de la falta de recursos económicos el proyecto está avanzando, gracias a contribuciones que están realizando los padres de familia que se han involucrado más en el proyecto y quieren verlo adelante.  “Invitamos a la gente que venga a donar un libro, no importa si está a medio uso, pues igual lo vamos a recibir con cariño y va a ser de utilidad porque su colaboración y su compra de un contribuyen a que Cajita de Arte siga creciendo”, concluye Montoya.