Solicitan a Oliva inclusión de género en Plan de Desarrollo

Escrito por  GUSTAVO MÁRQUEZ/EL PAÍS EN Mar 16, 2018

La Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT) devolvió el Plan de Desarrollo Departamental presentado por la Gobernación, que contiene las políticas y presupuestos para la gestión hasta el año 2020, porque carece de políticas públicas con enfoque de género. Los legisladores argumentan que el Plan no garantiza la implementación de políticas a favor de las mujeres y las problemáticas que afrontan a nivel departamental.

La asambleísta que preside la Comisión de Constitución de la ALDT, María Lourdes Vaca, explicó que el problema es que la Gobernación interpreta el cumplimiento del presupuesto con enfoque de género en cuanto a infraestructura como parámetro, pero no hace énfasis en políticas de prevención y atención integral a las mujeres.
Si bien en infraestructura se tienen obras de parte de la Gobernación, Vaca aseveró que en su momento la Coordinadora de la Mujer presentó ante la Gobernación una propuesta de presupuesto y de políticas públicas, con iniciativas que no se han implementado pese a existir el compromiso de la máxima autoridad ejecutiva.
Sobre el tema también habló la presidenta de la Asamblea Legislativa Departamental, Sara Armella, quien opinó que es necesario trabajar en políticas de reivindicación que estén enmarcadas en la realidad que viven las mujeres, ya que la Gobernación como institución pública debe garantizar mediante políticas espacios para la mujer en áreas como la económica, social, laboral y erradicar la problemática de violencia.
La autoridad remarcó que estas políticas no deben estar enmarcadas en el tema partidario sino como una política de desarrollo integral. “En el Plan Departamental de la Gobernación hasta el 2020, vemos que en la programación no están incluidas las mujeres, eso no tiene sentido por lo que a través de la comisión correspondiente se ha devuelto la documentación solicitando que se incorporen políticas públicas”, aseveró.
Asimismo, agregó que esta es una causa fundamentada en las mujeres organizadas en distintas redes departamentales, organizaciones sociales y agrupaciones, y que en base al plan y los recursos que la Gobernación presupuesta se va a empezar a trabajar por el sector, asegurando que desde la Asamblea se complementarán las políticas con leyes.
El secretario de Coordinación de la Gobernación, Waldemar Peralta, ejemplificó que solo en una obra, como el Hospital Materno Infantil se está invirtiendo 122 millones, y tienen recursos en el área de género, pero Tarija aún afronta un problema que es “la brecha del conocimiento”, que también debe ser tomada en cuenta en esta problemática.
“Han pasado casi 4.400 millones de dólares por la Gobernación en la anterior gestión y jamás se ha dado tanta importancia a la mujer. Yo no recuerdo ningún gobernador en época de vacas gordas que haya invertido más de lo que lo hace el actual gobernador”, aseveró.

 

el
apunte

Piden equidad en cargos públicos

Organizaciones de mujeres pidieron al gobernador Adrián Oliva Alcázar que el 50 por ciento de las secretarías de su administración sean ocupadas por mujeres en cumplimiento a la Constitución Política del Estado, de acuerdo con la activista Limbania Mancilla Vallejos.
“Es necesario que este gabinete esté integrado por mujeres, la óptica de género es diferente, tiene una mirada muy diferente, nosotras tenemos nuestra propia mirada sobre las políticas públicas”, explicó.
En ese marco, opinó que hasta ahora se incumplió la normativa sobre la equidad e igualdad en los cargos públicos, informó que se reunieron con el Gobernador para plantearle el pedido y esperan que cumpla y que se instaure la Secretaría de la Mujer.
Sin embargo, el tema de la equidad de género en las secretarías departamentales ha tomado fuerza desde la gestión del ex gobernador Lino Condori, cuando instituciones como el Equipo de Comunicación Alternativa con Mujeres (ECAM) denunciaban que en el gabinete de la Gobernación existía sólo una mujer.
Esta situación, según la organización, se considera una vulneración a la Constitución Política del Estado y la Ley Marco de Autonomías, que habla de la composición paritaria en los espacios de decisión ya que no toma en cuenta la participación paritaria, que significa 50 por ciento de hombres y 50 por ciento de mujeres en el gabinete.