En el Valle de Santa Ana lanzan la primera Vendimia Casa Real

Escrito por  GUSTAVO MÁRQUEZ/EL PAÍS EN Mar 25, 2018

La Vendimia Casa Real 2018 superó todas las expectativas de la organización, con un evento que se realizó en los viñedos del Valle de Santa Ana en Tarija, que contó con la participación de más de 300 invitados que llegaron de todos los departamentos del país para vivir una experiencia “Premium” con el destilado de uva boliviano. Además pudieron conocer la historia, tradiciones de la región y el proceso de elaboración de la bebida emblema de Bolivia.

Desde las 14.00 horas comenzaron a llegar a los predios de Casa Real los primeros invitados, entre ellos periodistas de distintos medios de comunicación, quienes junto a los especialistas de la empresa conocieron a detalle todo el proceso de producción de los Singanis Casa Real, Don Lucho y Don Lucho de Oro, que se producen la misma empresa.
El gerente general de Casa Real, Luis Pablo Granier, destacó que en Bolivia la vendimia está íntimamente ligada a la historia del Singani y del Vino, siendo mucho más que una celebración por la buena cosecha de uva, ya que explicó que es una fiesta que sirve también para disfrutar y conocer la cultura de la región.
Todos los participantes del evento vivieron una jornada llena de entretenimiento y de explorar a fondo los detalles sobre esta bebida emblemática, desde la parte agronómica con un recorrido por los viñedos, la parte enológica y el proceso de destilado. Además aprendieron a preparar el trago emblema, el “chuflay” y a realizar sus propios cócteles de Singani.
Las mujeres participaron en la tradicional pisada de uvas, un momento especial para quienes por primera vez presenciaban esta actividad. Los varones participaron de juegos de cacho para ganar las “monedas de la vendimia” que eran intercambiadas por chuflays. El sabor no podía faltar y se preparó un riquísimo costillar de cerdo a la cruz, un plato tradicional de la gastronomía tarijeña.
La música estuvo a cargo del grupo folklórico Canto Sur, que interpretó lo mejor de su repertorio, como cuecas y zambas, mientras que al llegar la noche, irrumpieron en el escenario principal los Dj´s Henry Noise y Faccio, que fueron los que hicieron vibrar con toda su onda musical electrónica a los invitados, entre los que se encontraban personalidades del ámbito social boliviano.
Demian Solares, Director de Marketing - Distribución y Mercadeo de Casa Real, mencionó que el motivo por el cual se da esta celebración es porque si bien la vendimia se relaciona con el Vino y el Singani también es parte del proceso productivo de la vid, que requiere de un metódico y laborioso trabajo del que dependerá al cabo de un año, la calidad del producto destilado. “Sentíamos desde la marca la necesidad de impulsar un evento importante en el que la gente entienda que para que una botella de nuestro Singani llegue a la mesa de su hogar, existe todo un proceso previo”, agregó.

 

el
apunte

Un trabajo
conjunto
con los
productores

El gerente de Producción de Casa Real y Campos de Solana, Jorge Furio, explicó que lo más importante es que desde el 2014 se viene actualizando los conocimientos de los productores en distintos temas del rubro, lo cual apunta a crear una lógica de trabajo en equipo, pues muchos de ellos son sus proveedores y si se tiene una materia prima de calidad, entonces es posible tener un producto final que cumpla las expectativas internacionales.
Para Furio, además de los procesos cuidadosos que se sigue en la elaboración del singani, juega un papel muy importante la calidad humana de quienes componen la empresa y la forma en que se entregan al trabajo. “El amor y el trabajo artesanal que los trabajadores ponen en la elaboración del producto. El factor humano es muy importante, le ponen mucho empeño”, asegura.
El especialista enólogo considera que el Singani y los Vinos tarijeños tienen todo para constituirse en los mejores del mundo y apela a las medallas de oro y plata que han obtenido en catas a ciegas. Asimismo destaca que la destilación de Casa Real es lo más moderno que hay, ya que en este proceso se hace uso de tecnología Francesa.