No se puede predecir cuándo o dónde con exactitud, pero sí que va a ocurrir pronto. Una masa de 8,5 toneladas orbita la Tierra en una descontrolada caída permanente que finalizará en su desintegración “casi total” en la atmósfera, siendo un suceso que ha merecido todo el seguimiento de las agencias especializadas en el área.