Prevén reducir pesca en los ríos con siembra de alevines

Escrito por  DANIEL RIVERA M./EL PAÍS EN Sep 02, 2015

La pesca indiscriminada junto a la intervención del ser humano en los cauces y otros factores en Tarija, hizo que cada gestión que transcurra el preciado sábalo sea más escaso, y por ende que no se respete  el peso y tamaño que estipula la normativa ambiental.

Por lo cual, se consideró la siembra de alevines como una alternativa para reducir la actividad pesquera en los ríos.
Esta iniciativa, que es novedad en la región no se pudo concluir, por lo que esperan darle continuidad, para  que sirva como referente de fomento en todo el departamento, en el transcurso de los años. Aunque también esto fue objeto de análisis por personalidades que trabajan en el área.
De acuerdo a la Dirección de Biodiversidad de la Gobernación de Tarija, a la fecha sólo logró construir 43 estanques para la siembra de alevines de la especie carpa, en cada una se logra obtener aproximadamente unos  200 kilos, que multiplicado por  cada estanque ya habilitado se logra una producción de 8.600 kilos.
Pero con la implementación de 73 estanques más, se incrementaría a 22.600. Claro, aunque los responsables de esta Dirección son conscientes de que esta cantidad no es suficiente para lo que demanda la población, pero es visto como una estrategia de fomento, para replicar en otras jurisdicciones.     
Para la directora de Biodiversidad, Estela Serrano, el beneficio de esta iniciativa es que se reducirá la presión pesquera en los ríos, porque ya no será sólo ir a sacar peces a esos lugares, sino que se tendrá la producción en los estanques.  Además que se generará  ingresos económicos por la venta de la carne de la carpa.
Sobre este tema, también se refirió la responsable de conservación de la Fundación Naturaleza Tierra y Vida (Nativa), Marcela Zamora, quien trabaja en este asunto desde hace años. De acuerdo a la experiencia de anteriores proyectos, ella indicó que el pacú es aceptado en por la población,  pero la carpa todavía no tiene aceptación de la ciudadanía  para el consumo. Pero que de todas maneras es una “buena” iniciativa.
Asimismo,  explicó que la reproducción de sábalo en cautiverio no funcionó en dos ocasiones que se intento, porque la condición biológica de esta especie es complicada. A su criterio, lo que se debería hacer es implementar un programa de monitoreo permanente de esta especie, porque en la actualidad es temporal.   
Por otro lado, el ex ejecutivo de la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija (FSUCCT), Pánfilo Guzmán, manifestó que el proyecto de construcción de estanques para la producción de peces no tuvo éxito, por lo  consideran que esto es un perjuicio para los comunarios que estaban esperanzados con esta iniciativa.    
Asimismo, el ex dirigente dijo que hubo la adquisición de maquinarias con este proyecto, pero que ellos no saben dónde está, o que hicieron con los equipos.    
Serrano dijo que en estos tres años y medio de ejecución, el proyecto  entró a un estado crítico, porque antes estaba manejado políticamente. Por lo que en la actualidad se optó por hacer un corte, y darle continuidad para cumplir con el objetivo trazado.

 

Disminuyó el tamaño y peso del sábalo

Según el sistema de monitoreo que aplicó la Dirección de Biodiversidad de la Gobernación, se evidenció que a comparación de anteriores años, el tamaño y peso del sábalo disminuyó considerablemente.
De acuerdo a esta Dirección, los peces del Pilcomayo tienen un tamaño de 27 y 28 centímetros de talla a la orquídea, cuando lo permitido es 35 centímetros como mínimo. Por riesgo a afectar a esta especie en su producción y afecte al sistema pesquero de la región y la única actividad del pueblo originario que se encuentran a orillas del torrente.
Asimismo, otro de los problemas es que el peso es de 400 gramos,  inferior al del año pasado que era superior a los 500. Esto no es ahora, sino que se inició la pesca con estas tallas.