Bolivia prevé exportar urea el primer semestre de 2017

Escrito por  LA PAZ/ABI Dic 09, 2016

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Achá, anunció el jueves que desde el primer semestre de 2017 se prevé comenzar a producir y exportar urea al mercado de Brasil, luego de terminar la fase de pruebas en la planta que se termina de construir en la localidad de Bulo Bulo, en Cochabamba.

“En el tema de poner en producción la planta también es de manera paulatina, hasta llegar a una mayor capacidad también nos llevará un determinado tiempo, estamos hablando desde el próximo semestre. El primer semestre del próximo año podremos comenzar con todo esto”, informó a radio Patria Nueva.
Según el ejecutivo de YPFB, la construcción de la planta de fertilizantes se encuentra en la última fase y en las próximas semanas se prevé comenzar el periodo de pruebas para poner a punto la producción.
“Al tener dos tecnologías dentro de la planta, amoniaco y urea, debemos garantizar que todos los equipos estén funcionando correctamente”, dijo.
Achá explicó que Brasil será uno de los primeros mercados para la urea de Bolivia, tomando en cuenta que ese país trae el producto desde ultramar y comprarlo en la frontera boliviana le convendrá mucho más por concepto de costos en logística.
En tanto, el director de Hidrocarburos de la Gobernación de Cochabamba, Oscar Covarrubias, informó que  el proyecto de construcción y equipamiento de la planta de urea y amoniaco, emplazada en la localidad de Bulo Bulo del Chapare, tiene un 97 por ciento de avance.”La ejecución del proyecto de construcción y equipamiento de la planta de amoniaco y urea tiene un 97 por ciento de avance certificado y comprende tres etapas de ingeniería básica y de detalle, procura y construcción”, dijo.
Según Covarrubias, la fase de ingeniería básica y de detalle del megaproyecto, que se refiere al diseño del complejo, fue culminada.
Según datos oficiales, la ejecución del proyecto de implementación de la planta de amoniaco y urea requiere una inversión de 862,5 millones de dólares, la más alta registrada en la historia de Bolivia, y está a cargo de la empresa coreana Samsung Engineering Co. Ltda.